1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Envejecimiento, natalidad y despoblación, retos de España

Edelmira Barreira

Edelmira Barreira, segunda por la derecha, hoy en el Senado

En 15 años, la población española de más de 65 años alcanzará el 25,6% (11,7 millones) y registrará su mayor intensidad en 2050, cuando llegará al 35,2% (15,6 millones)

Progresivo envejecimiento, baja tasa de natalidad y problemas de despoblación son los principales problemas demográficos a los que se enfrenta España.

A día de hoy, se acerca al 19% el número de personas con 65 o más años. Aunque España todavía está por debajo de la media europea (19,2%) y de otros países, como Alemania (21,05%) o Italia (22,04%), hay regiones en las que las personas de esa edad ya alcanzan casi el cuarto de su población.

Según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 15 años, la población que supera los 65 años alcanzará el 25,6% (11,7 millones) y registrará su mayor intensidad en 2050, cuando llegaría al 35,2% (15,6 millones).

La esperanza de vida en España casi llega a los 83 años (82,71), una de las más altas del mundo, en el caso de las mujeres. Ha crecido de forma importante y es de prever que siga creciendo, lo que contribuiría a un importante incremento de las personas de edad avanzada. Según las proyecciones, las personas con más 80 años podrían pasar del 6% al 18% de la población en medio siglo.

Además, se registra una muy baja natalidad, con 1,33 hijos por mujer, entre las más bajas de la Unión Europea, solo por encima de Chipre, Polonia y Portugal. Esta situación contrasta con lo señalado por el barómetro del CIS de mayo, que registra como media ideal de hijos una cifra de 2,2.

En esta variable influye el progresivo retraso de la edad de maternidad -actualmente 30,68 años para la primera maternidad, cuando en 1975 la edad media era de 25,25 años- y la disminución de la población femenina en edad fértil.

Todas estas circunstancias influyen en el cambio en la estructura por edades de la población, con menor proporción de población activa, y, a su vez, en el crecimiento vegetativo.

En 2015 el número de defunciones superó al número de nacimientos y, con la tendencia actual, los saldos vegetativos negativos se mantendrían, cada vez con mayor incidencia en los próximos años, mientras no se verían plenamente compensados con el saldo migratorio, a pesar de las proyecciones positivas en este sentido. Ello explicaría los cálculos que apuntan a la pérdida de medio millón de habitantes en 15 años y más de cinco millones en medio siglo.

En algunas regiones se viene percibiendo la despoblación con una especial incidencia. En 2015 fueron 10 las Comunidades Autónomas que registraron saldos vegetativos negativos. Y, en la medida en que se atiende a nivel provincial y municipal, se perciben con claridad los problemas de despoblación.

En 14 provincias, más del 80% de todos sus municipios no pasan de 1.000 habitantes. Cada vez son más los ayuntamientos que no superan esta cifra. Según la reciente estadística del Padrón Continuo, cerca de 5.000. Y más acuciante incluso es la situación de los municipios que no pasan de 100 empadronados y con censos demográficos altamente envejecidos.

Esta cruda realidad española la ha expuesto la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico, Edelmira Barreira, en el Senado, donde ha comparecido en la Comisión Especial sobre la Evolución Demográfica de España.

La preocupación de la comisionada ante una situación «que nos afecta a todos» la lleva esta semana a Bruselas, donde mantendrá varias reuniones con representantes de diferentes instancias comunitarias «para trasladarles estas inquietudes».

«El cambio demográfico afecta a nuestro país y a los países de nuestro entorno» por lo que es necesaria colaboración de todas las Administraciones Públicas para afrontar el cambio demográfico, ha dicho Barreira.

Habrá que prestar especial atención al proceso envejecimiento y la creciente longevidad; y a las familias, para generar las condiciones favorables para que los españoles puedan tener los hijos que desean. «Trabajar por la conciliación de la vida personal, laboral y familiar» se hace imprescindible, ha dicho.

Tags: , , ,