1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El veto ruso obliga a arrancar miles de hectáreas de melocotoneros

Melocotonero

La geopolítica echa por tierra la producción de melocotones

La Unión de Extremadura exige a Guillermo Fernández Vara un plan para arrancar cientos de árboles frutales

El boicot ruso a las importaciones de frutas y hortalizas de la Unión Europea a raíz de la crisis por la anexión ilegal de la Península de Crimea ha provocado en España la pérdida de más de 180 millones de consumidores caucásicos.

Desde que comenzó el veto ruso allá por el año 2014, cada año se han producido en España enormes excedentes de melocotones y nectarinas con la consiguiente caída de precios. Esta situación, que se repite todos los años desde principios de julio hasta finales de agosto, está llevando a la ruina al sector.

Las «ayudas» concedidas por la Unión Europea para retirar del mercado estas producciones apenas tiene efecto y el desplome de las cotizaciones se prolonga hasta finales de campaña.

La Unión de Extremadura propuso a principio de 2018 al Ministerio de Agricultura arrancar de forma voluntaria estas variedades que, al «hundirse» el mercado ruso, se han quedado «sin salida».

Sin embargo, la negativa de la Comisión Europea a financiar un plan de arranque ha obligado a los gobiernos regionales a negociar con el gabinete de Luis Planas un plan de arranque financiado con ayudas de la Administración Central y la Autónoma. Hasta ahora, se ha hecho público el acuerdo para financiar el arranque de 2.000 hectáreas de melocotón y nectarina en Cataluña.

Por ello, la organización agraria extremeña ha remitido un escrito al gobierno socialista de Guillermo Fernández Varala pidiéndole que no abandone a «sus agricultores» y obtenga las mismas ayudas que reciben sus compañeros de otras comunidades. En este sentido la Unión exige a Vara que ponga en marcha un plan, financiado, para arrancar de manera voluntaria 500 has. de melocotón y nectarina.

Se calcula que el coste de la medida está entre 4.500 y 5.000 euros por hectárea y que se producirá a lo largo de 2  años.

«La Junta de Extremadura debe emprender de manera inmediata acciones para garantizar la rentabilidad del sector de la fruta dulce que tiene en la región una superficie actual de más de 32.084 hectáreas y genera más de 1.604.200 jornales anuales», argumentan los agricultores extremeños.

Tags: , , , , , , ,