1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El Tribunal Supremo anula el Plan Hidrológico del Tajo

Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche

Representantes de la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche sostienen la sentencia del Supremo con satisfacción

Por no fijar caudales ecológicos en Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina

La Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche y el Gobienro de Castilla-La Mancha celebran la sentencia

En una sentencia histórica el Tribunal Supremo (TS) ha anulado el Plan Hidrológico del Tajo.

El tribunal exige, además, el establecimiento de un régimen de caudales ecológicos real y científicamente validado en el eje central del río Tajo y en todos los demás ríos de la cuenca, condicionando así la explotación del trasvase Tajo-Segura a las verdaderas necesidades de la cuenca del Tajo.

El TS ha notificado esta importante sentencia, emitida el 11 de marzo de 2019, que resuelve el recurso contra el vigente Plan Hidrológico de la cuenca del Tajo aprobado por real decreto en 2016.

El recurso fue interpuesto ese mismo año por la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche de Talavera de la Reina, la asociación GRAMA (Grupo de Acción para el Medio Ambiente), la asociación Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo, el Ayuntamiento de Mantiel (Guadalajara) y la asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía.

El Alto Tribunal declara la nulidad de varios artículos de la normativa del Plan, en concreto el artículo 9 en sus apartados 1, 3, 5, 6, y 7, en relación con los apéndices 4.1, 4.2 y 4.3, así como el artículo 10.2 en lo relativo al inciso que afirma que los de caudales ecológicos en la cuenca del Tajo «no serán exigibles en el horizonte temporal del presente Plan».

La sentencia entiende que estos artículos suponen el incumplimiento de la obligación que tiene la Administración del Estado de establecer en el Plan hidrológico del Tajo un régimen de caudales ecológicos completo (con caudales máximos, mínimos y tasas de cambio) para todos los ríos de la cuenca, con carácter vinculante y para el horizonte temporal del Plan (2015-2021).

Sostiene el Tribunal que «no le falta razón a la parte recurrente en su planteamiento, pues, en efecto, de todos los componentes del régimen de caudales ecológicos que deben establecerse, (…) para las 309 masas tipo río de la cuenca del Tajo, el Plan Hidrológico del Tajo de 2016 ha reducido su fijación solo a los caudales mínimos ecológicos, y estos solo para 16 masas, un 5% de las masas tipo río, que denomina ‘estratégicas'».

De igual manera se critica en la sentencia el que no se hayan fijado caudales ecológicos expresamente en Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina, sino solamente unos caudales «legales» (6 m3/s en Aranjuez y 10 m3/s en Toledo y Talavera de la Reina), contraviniendo así los caudales mínimos ecológicos fijados en el Documento de Esquema de Temas Importantes aprobado por la Confederación Hidrográfica del Tajo en 2010 (10,37 m3/s en Almoguera, 10,86 m3/s en Aranjuez, 14,10 m3/s en Toledo y 15,92 m3/s en Talavera de la Reina). Dicho caudal ecológico debe establecerse, según el Tribunal, para evitar la degradación ambiental del curso de agua del río, su cauce y su ribera.

La Administración General del Estado, a través de la Confederación Hidrográfica del Tajo, deberá ahora establecer estos regímenes de caudales ecológicos en el Tajo y resto de ríos de la cuenca, conforme a la legislación vigente que ha incumplido.

De igual manera, la sentencia insiste en que los embalses de la cabecera del Tajo -Entrepeñas, Buendía y Bolarque- deben garantizar de manera prioritaria tanto las demandas de la cuenca del Tajo como sus necesidades ambientales, incluyendo el régimen de caudales ecológicos. Estas demandas se anteponen a las del trasvase Tajo-Segura, por lo que, una vez fijados según esta sentencia los caudales ecológicos con todos sus componentes, el régimen de explotación del trasvase tendrá que adaptarse, limitándose los volúmenes a derivar y su garantía de disposición.

Al reconocer que los embalses reguladores de Cabecera tienen la función de garantizar las demandas ambientales y consuntivas de la propia cuenca del Tajo, será también necesario aumentar los umbrales de reservas no trasvasables en los embalses de cabecera por encima de los insuficientes 400 hm3 establecidos en la legislación del Memorándum del Tajo.

Aunque la sentencia no estima otros puntos de la demanda, la argumentación que traslada ofrece, según la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche, una visión muy optimista de cara al futuro, garantizando la prioridad de las necesidades reales del propio Tajo, los usos del río y del mantenimiento de reservas adecuadas para los usos recreativos en los embalses de Entrepeñas y Buendía.

Desde las plataformas y asociaciones ciudadanas que interpusieron la demanda valoran esta sentencia, «un hito en la conservación y recuperación ambiental del Tajo y sus ríos», pues la fijación de un régimen de caudales ecológicos completo y adecuado, constituye el factor clave para que el Tajo vuelva a fluir.

Dicen que queda aún mucho por hacer, «pero el Tribunal Supremo obliga a revisar en profundidad el vigente Plan de cuenca del Tajo y ha empezado a deshacer el nudo gordiano con el que durante cuarenta años se ha amordazado a nuestro río».

También el Gobierno de Emiliano García Page, que siempre ha rechazado los trasvases, se ha mostrado «satisfecho» con la anulación del Plan Hidrológico del Tajo en una sentencia que, según la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Agustina García Élez, «es un punto de partida para el fin del trasvase».

En el mismo sentido, ha dicho que «es la justicia ahora la que se pone en frente de los trasvases y condiciona los mismos, al tiempo que exige el establecimiento de unos caudales ecológicos de verdad para cubrir las necesidades de esta tierra».

La consejera de Fomento espera que esta notificación sirva para sentar precedente y se respalden recursos que van en la misma dirección y que solicitan las mismas demandas para la cuenca del Tajo. Con este argumento, García Élez ha planteado que se debería cuestionar la aprobación de nuevos trasvases de manera automática «ya que se ha vuelto a poner de relieve que los caudales en Toledo, Talavera o Aranjuez son de todo menos ecológicos, que el agua aquí ni mucho menos sobra, y que esa falta de caudal deriva en el mal estado de su calidad».

Tags: , , , , , ,