1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El terrorismo yihadista planea continuamente sobre España

Policía Nacional

El último yihadista detenido en España

La Guardia Civil ha detenido desde 2004 a 145 presuntos terroristas

El terrorismo yihadista es un fenómeno complejo y persistente que golpea a las sociedades como ha ocurrido recientemente en Francia, Copenhague o Túnez y que ha hecho saltar todas las alarmas en Occicente.

España no es ajena a la movilización radical islamista. No en vano, un centenar de residentes en España han acudido a combatir a zonas como Siria e Irak. Y aunque la cifra es inferior a la de otros países cercanos, se han detectado multitud de casos de reclutamiento y radicalización, así como un fenómeno novedoso consistente en facilitar el viaje a chicas jóvenes que pretender viajar a estos lugares para contraer matrimonio.

Según Arsenio Fernández de Mesa, director general de la Guardia Civil, España ha reaccionado ante esta amenaza aprobando a principios de este año el Plan Estratégico de Lucha contra la Radicalización Violenta; firmando un Pacto de Estado contra el terrorismo con el principal partido de la oposición; y modificando el tratamiento de los delitos de terrorismo en el Código Penal para adaptarlo a un fenómeno que no deja de evolucionar.

Y desde 2004 la Guardia Civil ha realizado 39 operaciones con 145 personas detenidas relacionadas con el terrorismo de corte yihadista, de las que 10 operaciones y 22 detenidos lo han sido en los dos últimos años.

La última operación contra el terrorismo yihadista en territorio espñaol se produjo ayer, cuando un hombre que se dedicaba a grabar sermones de tipo radical que incitaban a cumplir la ley islámica y a rechazar cualquier sistema de gobierno que no fuera el impuesto por DAESH fue detenido en Melilla.

Fueron agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Dirección General de la Vigilancia del Territorio marroquí (DGST),bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción y coordinados por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, los que llevaron a cabo el arresto.

El detenido de 29 años, natural de Melilla, era responsable de la captación, adoctrinamiento y radicalización de terceras personas y de promover la adhesión a organizaciones yihadistas como el Estado Islámico.

El arrestado acumulaba archivos multimedia de carácter yihadista, que utilizaba incluso para exponérselos deliberadamente a su hijo menor de edad con el fin de familiarizarlo con las tácticas yihadistas, llegando incluso a vestirlo de negro y portando un machete de grandes dimensiones, emulando la «uniformidad» de los combatientes del Estado Islámico.

Parte de su material propagandístico y de adoctrinamiento estaba dirigido exclusivamente a la radicalización de mujeres. Entre el material incautado se han encontrado numerosas coincidencias entre los archivos del detenido y los que fueron encontrados a las mujeres implicadas en esta red.

Según la investigación, el detenido estaba inmerso en la producción de grabaciones de voz que consistían en sermones de carácter doctrinal radical, que tenían como finalidad el incitar a no obedecer las leyes establecidas, a seguir únicamente la Sharia o ley islámica, a no establecer contacto con los “infieles” y a rechazar cualquier sistema de gobierno que no sea el Califato, es decir, el sistema impuesto por la organización terrorista DAESH.

Esta operación policial es continuación de las desarrolladas en agosto y diciembre del año 2014 por la Comisaría General de la Policía Nacional en las localidades de Ceuta, Melilla, Barcelona y Marruecos, que se saldaron con la detención de 9 personas. Entre los detenidos del pasado mes de agosto se encontraba una menor de edad acompañada de otra mujer, que fueron interceptadas en Melilla en el momento en que se disponían a abandonar España hacia Marruecos. Asimismo, está relacionada con la detención de otra mujer el pasado 7 de julio en Arrecife (Lanzarote).

Con esta sucesión de operaciones antiterroristas, la Policía Nacional ha impedido la captación de un numeroso colectivo de mujeres, siendo algunas menores de edad, por parte de redes yihadistas que tenían como propósito enviarlas a territorios controlados por el DAESH y, ha paralizado los procesos de radicalización que todos los detenidos estaban desarrollando tanto en su entorno más próximo como en las redes sociales virtuales.

La detención de Melilla constituye un nuevo caso de personas, que habiendo nacido y crecido en países europeos, han sufrido un proceso de radicalización que ha desembocado en su compromiso y adhesión ideológica al yihadismo y su integración en la organización terrorista autoproclamada Estado Islámico, DAESH.

Tags: , , , , , , ,