1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El sector máquinas-herramienta creció un 5,4% en 2018

AFM

Los directivos de AFM están satisfechos aunque alerta

Tras un año complejo en general y descontando el efecto de la inflación, el sector prácticamente recupera los niveles de 2008

Pese al evidente enfriamiento que se percibe en la inversión, la cartera de pedidos acumulada permite augurar un 2019 con niveles de actividad similares a 2018

El sector de máquinas-herramienta y fabricación avanzada alcanzó en el año 2018 un nuevo hito en su facturación al llegar a los 1.796,1 millones de euros.

Para quien no esté familiarizado con este sector señalar que surte de fresadoras, tornos o prensas mecánicas e hidráulicas, así como de máquinas para cizallar al sector del automóvil, las industrias aeronáutica y aeroespacial, el ferrocarril, la generación de energía o los fabricantes de electrodomésticos.

Pues bien, los 1.796 millones ganados en 2018 representan un crecimiento del 5,4% respecto a 2017, cuando las ganancias alcanzaron los 1.703,5 millones de euros.

Entre sus diferentes subsectores, los que mejor comportamiento tuvieren fueron el del arranque (+15,7%), los componentes (+6,9%), las herramientas (+4,6%) y los mecanizados y servicios (+24,2%). El subsector que más creció en 2017, la deformación, no ha podido evitar un retroceso del 7,38% en este ejercicio.

En palabras del presidente de la Asociación de Fabricantes de Máquinas-herramienta (AFM), César Garbalena, al contrario de lo que sucedió en 2017, año en que el enorme tirón de la automoción impulsó la deformación a cifras de enorme crecimiento, el año 2018 fue notablemente mejor para el arranque. «La buena cartera de pedidos acumulada en los dos últimos años ha mantenido sin embargo, el nivel de facturación según nuestras propias previsiones al inicio de año», especifica Garbalena.

Las exportaciones por su parte han crecido casi el 10%, lo que lleva al sector a su cifra más alta con 1.363,2 millones de euros, frente a los 1.239,8 millones de euros de 2017.

Los principales países de destino para los fabricantes españoles son Alemania, que representa un 13,7% del total exportado; México, en segundo lugar, con un 9,7%; y en tercer lugar, China, con un 9,2%. Tras ellos, USA, 8,6%; Portugal, 7,1%; y a continuación, Francia, Italia, Reino Unido, República Checa y Polonia.

Garbalena destaca el excelente comportamiento de las exportaciones españolas hacia algunos de los mercados más cercanos. En Portugal las cifras han crecido un 25% respecto a 2017; un 22% lo ha hecho en Francia y un 17% en Italia. También en República Checa la cifra se ha multiplicado por 2,2.

En el continente americano esta industria sigue teniendo excelentes resultados en Estados Unidos (+14,9%) y México (+10,7%). Asia ha perdido el empuje de años anteriores y aunque China ha crecido un 5%, India ha perdido un 30% respecto a lo alcanzado en 2017, igualando prácticamente la cifra de 2016 y quedando fuera del ranking de los 10 primeros destinos.

Considerando que España es el noveno productor y exportador del mundo, su posición respecto al consumo queda muy alejada de la de otros países con cifras de producción y exportación similares. Y en 2018 apenas se ha conseguido acortar esta distancia con un casi imperceptible crecimiento del consumo del 0,72%. Comenta Garbalena que es importante incentivar el consumo de máquinas-herramienta y otros equipos productivos en España mediante políticas fiscales que hagan más atractivas las inversiones. «Es una cuestión que condiciona nuestra competitividad como país; debemos invertir en equipamiento si queremos seguir siendo un país industrial», apunta.

De cara a este año 2019, la incertidumbre vivida durante el último tramo de 2018 tiene visos de mantenerse. «Los datos provisionales que manejamos del primer cuatrimestre reflejan ya una caída en los pedidos, que afectará a nuestra actividad», asegura Garbalena, que espera poder compensarla con las buenas carteras que mantiene el sector en general.

Es lo que ansía también el director general de AFM, Xabier Ortueta, que está seguro de que «esas carteras nos permitirán mantener un buen nivel de facturación en 2019, aunque es previsible que sea algo inferior al del año anterior». La principal preocupación es captar suficientes pedidos a lo largo de este año «en un contexto en el que la incertidumbre ha crecido y la toma de decisiones respecto a nuevas inversiones se está demorando más de lo deseado».

Tags: , , , , ,