1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (3 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El paro sube el 28% en junio respecto a 2019

Paro junio 2020 España

Los analistas temen la llegada de septiembre y el final de los ERTE

Los expertos siguen mirando con temor a septiembre, cuando finaliza el plazo para prolongar los ERTE

El paro baja entre los hombres y sube entre las mujeres

El paro ha devuelto a los españoles al escenario económico-laboral más negro de las últimas décadas registrando su peor mes de junio desde 2008.

De acuerdo con los datos ofrecidos este jueves, 2 de julio, por el Ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz, el número de desempleados aumentó en junio en 5.107 personas y sitúa en la cola del paro en España a cerca de 4 millones de trabajadores (3.862.883), un 28,09% más que hace un año, es decir, 847.197 parados más que hace 12 meses, y más de 3,5 puntos por encima de la tasa de mayo (25,3%).

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha registrado un incrementó del paro del 0,1%. Si se mide en términos desestacionalizados, el paro registrado sube en 77.593 personas en junio.

El desempleo masculino se sitúa en 1.646.965 al bajar en 19.133 (-1,15%) y el femenino en 2.215.918, al incrementarse en 24.240 (1,11%) en relación al mes de mayo. Si lo comparamos con junio de 2019, el paro masculino sube en 428.909 (35,21%) personas y el femenino se incrementa en 418.288 (23,27%).

Por su parte, el desempleo de los jóvenes menores de 25 años se incrementa en junio en 16.584 personas (5,08%) respecto al mes anterior, mientras el paro de 25 y más años baja en 11.477 (-0,33%).

No todos los sectores han sufrido aumento de parados. De hecho, los datos reflejas que se reduce el paro en todos los sectores excepto en la Agricultura. El desempleo cae, sobre todo, en el sector Servicios, con 27.319 parados menos; de manera significativa en la Construcción, con 15.927 desempleados menos, más del triple de caída del año anterior y también se reduce en la Industria, con 7.770 parados menos.

En la Agricultura el final de la campaña de la fruta ha arrastrado al paro a 25.342 personas más, de las que el 71% se concentra en Andalucía.

El paro se ha reducido en diez comunidades autónomas: Asturias, Aragón, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Extremadura, Galicia, Madrid, Navarra e Islas Baleares. Por el contrario ha subido en el País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana, la citada anteriormente Andalucía, La Rioja, Canarias y Murcia, además en las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla.

Por tipo de contrato, en junio se aceleró el ritmo de contratación y se firmaron 1.159.602 de contratos, 308.985 más que en mayo. El problema está en que sólo 114.393 fueron de carácter indefinido, lo que representa únicamente el 9,9% de todos los contratos firmados. El resto fueron de carácter formativo (4.947) y temporales (1.040.262). Lo mejor de este aspecto es que el número de contratos realizados en junio es ampliamente superior al observado en mayo (850.000) y casi el doble al de abril (673.000).

Otro punto a destacar de los datos publicados por el departamento de Yolanda Díaz es el de personas a las que el SEPE tuvo que dar cobertura. Se alcanzó el nivel máximo de protección dado prestaciones a un total de 5.986.864 personas, resultado de sumar las prestaciones que cobraban las que ya estaban en paro antes de la crisis sanitaria, las que perdieron su empleo desde entonces y, sobre todo, a las personas que están en Expedientes de Regulación Temporal de empleo (ERTE).

La cifra que ha tenido que desembolsar el SEPE en prestaciones es de 5.526 millones de euros, de los que 3.318 millones se dedicaron a pagar prestaciones por ERTE y 2.208 millones a prestaciones por desempleo. Desde Asempleo recuerdan que en mayo del año pasado esta partida ascendió a 1.500 millones de euros, por lo que el volumen desembolsado este año casi quintuplica al del mismo periodo del año pasado.

Al final de mes de junio el número de trabajadores en situación de ERTE por causa de fuerza mayor -1.557.000- había descendido en casi 948.000 sobre el final de mayo y en 1,5 millones sobre el final de abril.

Las prestaciones a estos trabajadores ha provocado que se dispare el gasto, pues del número de beneficiarios de prestaciones por desempleo, que en mayo eran 4,9 millones, 2,6 millones eran afectados por ERTEs. En total, el gasto en prestaciones entre enero y mayo ascendía a 16.000 millones de euros, el doble que en el mismo periodo del año pasado.

Por otra parte, estos expertos achacan el aumento de los desempleados sin empleo anterior a la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, cuya solicitud requiere estar dado de alta como demandante de empleo en el SEPE, lo que podría haber incentivado a muchas personas a pasar de la inactividad al desempleo para obtener dicha ayuda.

Tags: , , , , ,