1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El impuesto a la banca perjudicará a la economía y a la inversión

Juan de Villota

Juan de Villota, director de Asesoría Fiscal de CECA, ha sido el encargado de criticar el nuevo impuesto a la Banca

El Gobierno presenta dos proposiciones de ley para gravar con un 4,8% los intereses y comisiones de los Bancos con ingresos superiores a los 800 millones de euros y con un 1,2% las ventas totales de las energéticas que facturen más de 1.000 millones

Las entidades bancarias advierten que afectará a su capacidad crediticia y podría tener consecuencias para la estabilidad financiera

El Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos encabezado por Pedro Sánchez ha presentado este jueves en el Congreso de los Diputados dos proposiciones de ley para gravar con un 4,8% los intereses y comisiones de los Bancos con ingresos superiores a los 800 millones de euros y con un 1,2% las ventas totales de las energéticas que facturen más de 1.000 millones de euros al año. Se trata de dos nuevos impuestos temporales que estarán en vigor durante los años 2023 y 2024 y en los que los socialistas ya pensaban en 2018, al menos en el de la Banca.

Nada más conocer la noticia, que ya fue anunciada por Sánchez en el Parlamento durante el debate sobre el Estado de la Nación celebrado hace unos días, la Asociación Española de Banca (AEB) y la Asociación de las cajas de ahorros (CECA) han advertido que el nuevo impuesto a los bancos no logrará su objetivo de combatir la inflación y entorpecerá la recuperación económica y la creación de empleo.

A falta de conocer el texto de la proposición, las entidades bancarias destacan que, en un contexto de incremento de los precios y de tensiones geopolíticas, una medida de este tipo afecta a sus decisiones de crédito y a su competitivad en el mercado único europeo.

En este sentido, el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha evaluado que el coste de recaudar 3.000 millones de euros en dos años como pretende el Gobierno con este impuesto específico, restará al sector la capacidad necesaria para prestar unos 50.000 millones de euros.

Por ahora, el sector bancario español, que ya soporta una alta carga impositiva -el Impuesto de Sociedades del 30%, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) o las contribuciones al Fondo de Garantía de Depósitos y al Fondo de Resolución Europeo-, está analizando si este nuevo tributo encaja con los principios de igualdad, no discriminación y capacidad económica del sistema tributario español.

La competitividad fiscal española es de las peores de la OCDE

Tags: , , , , ,