1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El Ejecutivo suspende el 7% del impuesto a la generación eléctrica

Teresa Ribera

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, antes de comparecer en el Congreso

FACUA lo considera «una tomadura de pelo»

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado este miércoles en el Congreso la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica con el que se recaudan más de 1.500 millones de euros anuales.

Según los cálculos de los expertos esta medida podría suponer una rebaja de entre el 2,5% y el 4% para los consumidores domésticos y del 5% para las empresas e industrias.

La medida había sido propuesta por el PP, que se ha felicitado por que el Gobierno le «copie».

Pero además de suspender el impuesto aprobado en 2012, Ribera ha propuesto otras medidas para rebajar el disparado precio de la luz. El Ejecutivo baraja garantizar la cobertura a los consumidores más vulnerables mejorando el bono social eléctrico y creando un nuevo bono para calefacción.

En su comparecencia parlamentaria, Ribera ha subrayado la «clara voluntad» del Gobierno con los objetivos de descarbonización. Los buscará solventando las barreras existentes al despliegue de renovables o facilitando los contratos bilaterales, los llamados PPA, para desplazar parte de la electricidad contratada en el mercado mayorista a la contratación bilateral a largo plazo de energía de fuentes renovables. «España es uno de los pocos países europeos donde la mayor parte de la energía se obtiene en el mercado mayorista. Tenemos un largo recorrido en la potenciación de los contratos bilaterales», ha apuntado la ministra.

Ribera también ha hecho referencia a mejorar el alumbrado público o en hacer del autoconsumo -y en especial del autoconsumo compartido-, una realidad que reducirá la factura eléctrica porque el sistema fotovoltaico produce a un precio inferior que la tarifa del consumidor final.

Por otro lado, el Ministerio para la Transición Ecológica propone proteger al consumidor doméstico evitándole gastos innecesarios derivados de tener contratada una potencia superior al consumo real.

Ribera también ha subrayado la necesidad de acometer medidas estructurales que aborden el funcionamiento del mercado y ha destacado tres grandes áreas de intervención: el mercado mayorista, que cuenta con una brecha entre precios y costes de las distintas tecnologías que merman la competitividad de las empresas y el poder adquisitivo de las familias; el sistema fiscal, que requiere de mayor coherencia; y el almacenamiento.

«Definir objetivos ambiciosos de generación a partir de energías renovables resulta imprescindible, pues no sólo han demostrado sus múltiples beneficios ambientales, sino que son más baratas y reducen el precio de la electricidad», ha dicho Ribera, que ha recordado que el Ministerio trabaja en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para el periodo 2021-2030.

Una de las asociaciones que más ha luchado para que el Gobierno adopte decisiones eficaces para rebajar la factura de la luz, FACUA-Consumidores en Acción, considera raquíticas las expuestas por la ministra. Su portavoz, Rubén Sánchez, ve «una tomadura de pelo» que la ministra anuncie «con tanta grandilocuencia» la suspensión del impuesto a la generación.

Sánchez no cree, como afirma la ministra, que esa medida va a «aliviar la factura eléctrica a los consumidores». «El descuento en el recibo que puede derivarse de la bajada del impuesto a la generación del 7% a casi cero representará poco más que el precio de un café», denuncia el portavoz de FACUA, que califica de «bochornoso» que Ribera «haya anunciado con tanta grandilocuencia una medida que venían reclamando las propias eléctricas desde que se creó el impuesto por el Gobierno de Rajoy y cuyo partido ahora también pide su eliminación».

«Una vez más, da la sensación de que en España mandan más las eléctricas que el Ejecutivo», lamentan desde la asociación, donde consideran que las medidas no ponen fin a la especulación de las eléctricas. «Una pena que este Gobierno tampoco quiera molestar al oligopolio de las puertas giratorias», añaden.

Rubén Sánchez recuerda que, según el análisis de FACUA, en la primera mitad de septiembre la factura del usuario medio se ha encarecido en otro 3,4% (2,74 euros). De mantenerse este porcentaje al finalizar el mes, el incremento interanual sería del 15,8%.

FACUA presentó la semana pasada al secretario de Estado de Energía, José Domínguez, una serie de reivindicaciones para reducir la factura eléctrica de las familias españolas.

Bajar al 4% el IVA de la electricidad es una de ellas y ahorraría al usuario medio casi 130 euros anuales. Así lo pone de manifiesto un análisis realizado por la asociación tomando como referencia las tarifas de los últimos doce meses con la aplicación de los impuestos indirectos vigentes en la actualidad y la bajada de casi 18 puntos porcentuales que representaría la aplicación del IVA superreducido.

La principal medida propuesta por la asociación es la creación de una tarifa regulada para todas las familias que no superen los 10 kW de potencia contratada y determinados límites de consumo. Según sus estudios, esta fórmula no implicaría contradicciones con la legislación comunitaria. «Los desproporcionados precios de la luz, la ausencia de competencia en el sector y la situación económica de las familias españolas justifican el establecimiento de una tarifa fijada por el Gobierno para proteger a los consumidores», argumentan.

Sara Pizzinato, responsable de la campaña de energía y cambio climático de Greenpeace, ve «muy positivo» que el Gobierno aborde las distorsiones que están elevando el precio de la luz a través de la promoción de las energías renovables y de la eliminación del impuesto al sol. Sin embargo, pide cautela a Teresa Ribera acerca de la eliminación del impuesto sobre la generación del 7%, si no se produce en el marco de una reforma fiscal más amplia, ya que podría acabar favoreciendo a las centrales nucleares.

Respecto a las dudas que aún alberga la ministra sobre la necesidad de eliminar los pagos por capacidad, Greenpeace reitera que se trata de unas subvenciones a las energías sucias que han costado a los consumidores casi 18.000 millones de euros en los últimos 20 años y que son incompatibles con la transición energética.

Además, la organización ecologista insiste en la urgencia de adoptar medidas que fuercen la separación de los grandes grupos eléctricos integrados para evitar abusos y manipulación del mercado provocados por la posición dominante de estas empresas.

Sobre las medidas en contra de la pobreza energética, Greenpeace valora que el Gobierno identifique la eficiencia energética y las renovables como soluciones y pide que se incluyan medidas en este sentido en el Plan contra la Pobreza Energética anunciado. Tal y como señaló Greenpeace en un informe en 2014, los colectivos más vulnerables estarían entre los más beneficiados por un modelo eléctrico eficiente basado en renovables con un ahorro medio de un 34% en la factura energética de los hogares.

En definitiva, Greenpeace coincide con el diagnóstico del Gobierno, ya que efectivamente la dependencia de los combustibles fósiles y de la energía nuclear conlleva una factura de la luz muy elevada y un agravio sobre el medio ambiente y sobre las personas que sufren pobreza energética.

Tags: , , , , , ,