1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El Gobierno llevará los Presupuestos al Congreso antes de Semana Santa

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy se dirige a la rueda de prensa en Bruselas (Foto: Moncloa/ Diego Crespo)

Para que estén aprobados a finales de junio

Los Presupuestos Generales del Estado para 2018 se presentarán antes de Semana Santa, es decir, antes del 25 de marzo.

Lo confirmó ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras la reunión informal a 27 de los miembros del Consejo Europeo celebrada en Bruselas y después de que lo airease el miércoles en la sesión de control al Gobierno del Congreso.

Contestando al líder de Podemos, Pablo Iglesias, el jefe del Ejecutivo aseguró que «estamos trabajando para conseguir los apoyos» necesarios porque «mi intención es presentar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado a tiempo para tenerlos aprobados a finales de junio». «Exactamente igual que el pasado año«, recalcó Rajoy.

Así pues, el objetivo del Gobierno es que, una vez presentados y superados los trámites parlamentarios, se aprueben definitivamente antes de finales de junio. «Estamos hablando con distintos grupos políticos. Yo creo que sería positivo para España que tuviéramos un presupuesto y estamos esperanzados en que se imponga el sentido común», dijo Rajoy, que añadió que «las reglas del juego ya están más o menos cerradas».

En parecidos términos se expresó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien se mostró «convencido» de que tendrán los apoyos necesarios para su aprobación. «Seguimos buscándolos, pero seguro que los tendremos y, por tanto, saldrán adelante», dijo Montoro, que se refirió a uno de los requisitos que impone Ciudadanos para su apoyo a las cuentas. El titular de Hacienda garantizó la equiparación de las nóminas de los policías nacionales y los guardias civiles con las de la policía autonómica en tres años a partir de ese ejercicio.

Preguntado por las manifestaciones del jueves en favor de una subida «digna» de las pensiones y la revisión al alza del índice de revalorización (IRP), el presidente del Ejecutivo subrayó que las pensiones suponen el 30% del gasto público total y más del 40% del presupuesto del Gobierno. Además, recordó que la crisis se produjo por «por generar un gasto público brutal que no se correspondía con los ingresos», y aunque ahora «las cosas están mejor» hay que ir «poco a poco». «Vamos por el buen camino, pero no nos equivoquemos. Entiendo los planteamientos de todas las personas, pero soy el presidente del Gobierno y tengo que mirar por el medio y por el largo plazo», dijo.

El presidente afirmó que las pensiones es el tema más importante que tiene planteado España para el futuro, junto con el gasto en Sanidad, por lo que su debate está en la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados, adonde llamó a los partidos políticos a trabajar por un nuevo pacto de Estado.

En este sentido, pidió a los líderes del resto de grupos que no hagan política con este asunto, después de que el PSOE anunciara que la próxima semana presentará en el Congreso una iniciativa que garantice una subida del 1,6% este año. «Es muy fácil decir que suban lo que quieran, pero si no hay recursos para pagarlo, lo que estaremos es tomándole el pelo a la gente», dijo Rajoy en Bruselas.

El presidente aseguró que entiende que se aspire a que las pensiones suban -«es lo que queremos todos», dijo- pero también advirtió de la necesidad de ajustar el gasto público a los ingresos disponibles y pidió no olvidar que la crisis fue consecuencia de un gasto «brutal». «Vayamos poco a poco. Ahora las cosas están mejor. Vamos por el buen camino, pero no nos equivoquemos», insistió.

Sin embargo, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, animó a los pensionistas a seguir por el «camino de las movilizaciones». Tras anunciar la iniciativa que el grupo socialista llevará al Congreso el próximo martes «para que las pensiones puedan subir al menos tanto como el IPC», expresó su deseo de que esta vez «no se vete», como pasó en 2016, cuando PP y Ciudadanos impidieron que prosperase una proposición no de ley para exigir un decreto de revalorización.

Lastra apuntó que la congelación de la subida al 0,25% supone un ahorro de 1.600 millones de euros, lo que el PSOE quiere recaudar con un impuesto a la banca y a las transacciones financieras.

Tags: , , , , ,