1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El Gobierno deroga de facto la política de dispersión

Pablo Iglesias

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, apoya todas las reivindicaciones de los proetarras (RTVE)

El Ejecutivo socialcomunista PSOE-Unidas Podemos cede a una reivindicación histórica de ETA

El Ministerio del Interior ha notificado esta mañana la progresión de grado y acercamiento a cárceles del País Vasco de tres presos de la banda terrorista ETA: Sebastián Echaniz Alcorta, Jesús María Martín Hernando y Oier Urrutia González.

Con este movimiento, las víctimas de la banda terrorista entienden que se ha eliminado de facto la política de dispersión, cediendo así a una de las reivindicaciones históricas de ETA.

Y no sólo esto: con el acercamiento de estos tres etarras a prisiones vascas, concretamente a las de San Sebastián, Bilbao y Álava, se da un paso más hacia su libertad anticipada con la concesión del tercer grado.

Desde el mes de mayo se han concedido la friolera de siete terceros grados y 15 traslados (5 de ellos a cárceles cercanas a los domicilios de los presos).

Sebastián Echaniz Alcorta ingresó en prisión el 21 de diciembre de 2002 y cumple una condena de 30 años por varios asesinatos, atentado, robo con violencia y utilización ilegítima de vehículo de motor.

Concretamente en el año 2006, el Tribunal Supremo confirmó la condena a 26 años y medio de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional a Echaniz Alcorta, junto a José Antonio Borde Gaztelumendi y Enrique Letona Viteri Masillas, por asesinar en julio de 1981 de cinco tiros al guardia civil jubilado Joaquín Gorjón González en la estación de tren de Basauri (Vizcaya).

Los tres, integrantes del Comando Vizcaya, también fueron condenados a 36 años y 10 meses de cárcel por el asesinato del teniente coronel retirado de la Guardia Civil Luis Cadarso, el mismo año y en la misma localidad vizcaína.

Un año más tarde, en 2007, estos mismos etarras fueron condenados de nuevo a 28 años de prisión cada uno por participar en tareas de vigilancia e infraestructura para atentar contra el teniente coronel del Ejército Ramón Romeo Rotaeche, que perdió la vida cuando salía de la basílica de Begoña en Bilbao en 1981.

Echaniz también fue condenado a 87 años de prisión por el atentado cometido en Sestao el 22 de marzo de 1982 en el que murieron Cristina Monica Illarmendi, Agustín Martínez Pérez y Alfonso Maside Bouzo, y a otros 30 años por el asesinato en Baracaldo el 30 de junio de ese mismo año de José Aybar Yáñez.

Por su parte, Jesús María Martín Hernando, alias Txus, fue condenado por colaborar en el asesinato del ex sargento mayor de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea en 1993.

Oier Urrutia González ingresó en prisión el 5 de abril de 2009 y cuenta con una condena de 14 años por pertenencia a organización terrorista y depósito de armas y municiones.

Desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) asisten con asombro, indignación, tristeza y estupor a cómo poco a poco se acerca más el objetivo del entorno de ETA, que es el de ‘vaciar las cárceles’. El pasado viernes solicitaron una reunión de carácter urgente con el Ministerio del Interior, Fernando Grande Marlaska, que aún no ha contestado a las víctimas del terrorismo etarra.

Tags: , , , , , , , , , , ,