1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El coche eléctrico puede aportar 3.200 millones al PIB

Nissan

El Nissan LEAF es el vehículo eléctrico más popular del mundo

Y crear 23.000 nuevos puestos de trabajo si la Administración impulsa una transición “ordenada” y evita la “guerra” gasolina vs diésel

La electrificación del transporte proporcionaría 3.200 millones de euros al Producto Interior Bruto (PIB) español, 23.000 nuevos puestos de trabajo y una reducción significativa de emisiones.

Es una de las principales conclusiones del debate que se ha celebrado en la cuarta Edición del Foro Nissan que se celebra en Madrid. Allí se han repasado los beneficios no sólo económicos de los vehículos eléctricos: habría mayor renta disponible para los ciudadanos gracias al ahorro que supone el vehículo electrificado; esto significaría una mayor atracción inversora por parte de la industria; y conllevaría una importante reducción de emisiones: 28% de CO2 y 89% de NOx.

Sobre las dudas que genera la “falta” de puntos de recarga, uno de los mayores hándicaps que los ciudadanos ven en el desarrollo del vehículo eléctrico, todas las Comunidades Autónomas tienen ya algún plan para impulsar el vehículo eléctrico, o bien impulsando la infraestructura o bien comprando vehículos. O ambas opciones.

El comisario de Acción por el Clima y Energía de la Comisión Europea, Miguel Arias Cañete, ha advertido que esto requiere un desarrollo paralelo de las infraestructuras de recarga. “En España tenemos 1.754 puntos de recarga públicos y para alcanzar el objetivo de la reducción de emisiones del 30% deberíamos disponer de 220.000 puntos públicos de recarga”. Cañete ha aludido a la puesta en marcha por parte de la Unión Europea de una legislación ambiciosa de reducción de emisiones de CO2 que debe conducir a una mayor electrificación en el sector del transporte.

Una legislación que tendrá que ser más ambiciosa aún si los ministros de los Estados miembros admiten la propuesta aprobada ayer mismo, 3 de octubre, por el Parlamento Europeo. Con 389 votos a favor, 239 en contra y 41  abstenciones la propuesta de ley plantea un recorte de las emisiones de los turismos nuevos del 40% para 2030 (frente al 30% que proponía la Comisión, en relación al nivel de 2021), con un objetivo intermedio de reducción del 20% en 2025. El texto fija además cifras similares para los vehículos comerciales ligeros.

Los fabricantes que superen los porcentajes establecidos deberán pagar una multa que la UE invertirá en formar a los trabajadores del sector afectados por los cambios ligados a la transición ecológica. Asimismo, las compañías estarán obligadas a garantizar que los vehículos menos contaminantes -los eléctricos y aquellos que emiten menos de 50g de CO2 por kilómetro- suponen un 35% de los coches y furgonetas nuevos en 2030 (un 20% en 2025).

Desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Galo Gutiérrez Monzonis, director general de Industria y Pyme, ha recordado los motivos por los que el Gobierno está comprometido con el vehículo eléctrico: “la obligación de la descarbonización progresiva del transporte, la reducción de emisiones, la diversificación y el ahorro energético, la reducción de la dependencia del petróleo y la mejora de la balanza comercial, sin olvidar la oportunidad comercial y económica que supone para España seguir liderando el sector en este tipo de vehículos”.

Los fabricantes, por su parte, no quieren que el futuro de la movilidad en España se reduzca a una guerra gasolina vs diésel o NOx contra CO2. Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), ha dicho que para que España no pierda su peso como segundo productor en automóviles en Europa, necesita incrementar la fabricación del vehículo eléctrico alcanzando al menos las 500.000 unidades de turismos producidas al año para el año 2030, cuando el vehículo eléctrico debe tener una cuota de mercado del 30% en los países de la Unión Europea.

Actualmente, España representa el 12% del mercado europeo y con esta producción de unos 500.000 turismos eléctricos, las fábricas españolas estarían alineadas con las demandas sociales y gubernamentales y con el cambio hacia una movilidad cero y bajas emisiones.

Como ha afirmado Armero, “España tiene la oportunidad de posicionarse como líder en el nuevo escenario de movilidad”. Pero para lograrlo, las fábricas españolas tienen que estar preparadas ante el aumento de la demanda de los vehículos eléctricos y ser competitivas en este nuevo entorno combinando la introducción masiva de estos vehículos sin abandonar la producción de vehículos de bajas emisiones. “La industria de la automoción va a seguir ofreciendo soluciones porque somos parte del problema de las emisiones contaminantes pero, sobre todo, somos parte de la solución a través de la tecnología”, ha explicado Armero.

Claro que la Industria no puede hacer nada sin la colaboración de la Administración, que debe facilitar una transición ordenada, no forzada, ya que implica importantes impactos sociales y económicos en el tejido industrial y no estar preparados puede poner en riesgo la competitividad de la industria.

En 19 meses, ha detallado Armero, llegarán a las plantas 15 nuevos modelos, de los que la mitad tienen versión alternativa (híbrida, eléctrica y de gas). Según el vicepresidente de ANFAC, “debemos aspirar a más modelos y para eso, las plantas tienen que ser cada vez más competitivas y debe haber un apoyo decidido de la Administración para la transformación de la industria. Se necesitan reformas de calado”.

Para que el vehículo eléctrico tenga relevancia en la Automoción española Armero ha reclamado que se pongan en marcha los planes MOVALT y VEA de ayuda a la compra del vehículo eléctrico e instalación de infraestructuras de recarga, “cuyas partidas presupuestarias están aprobadas y solo dependen de una decisión administrativa”.

En este sentido ANFAC pide que se rompan las barreras que impiden que crezca la demanda del vehículo eléctrico mediante programas de ayuda a la compra; y que se impulse la instalación de infraestructuras de recarga, aún muy escasas en nuestro país.

Además, una fiscalidad beneficiosa para el vehículo eléctrico ayudaría. Al respecto Marco Toro, consejero director general de Nissan Iberia, ha recordado que “Alemania se ha convertido en el principal mercado en volumen del vehículo eléctrico en sólo dos años desde la puesta en marcha de su plan para cuatro años. Está claro que un Plan Integral que abarque incentivos a la compra, fiscalidad, incentivos al uso, infraestructura y normativa, colaboración público privada y una comunicación adecuada, proporcionaría a España un lugar destacado en el desarrollo de una movilidad cero emisiones”. No se puede ser más claro.

Tags: , , , , ,