1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El cava se desfasa

COAG

Los agricultores no lo ven claro… (COAG)

Durante las dos últimas campañas la superficie de plantación ha crecido un 11% mientras el volumen de ventas sólo lo ha hecho en un 4%

Algunos agricultores abogan por limitar las replantaciones y la conversión de derechos de plantación de viñedo dentro de esta DOP

El Cava no se vende tanto como se planta. Y ante el riesgo de devaluación significativa de esta Denominación de Origen Protegida (DOP), los agricultores abogan por limitar a «0 hectáreas» las nuevas plantaciones y replantaciones de viñedo.

Sólo así, aseguran desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), se puede garantizar un equilibrio sostenible entre oferta y demanda, mantener la calidad y consolidar unos precios justos y estables a los viticultores. Y así se lo ha trasladado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en las alegaciones presentadas contra la propuesta de resolución de nuevas autorizaciones de viñedo para el año 2019.

En el año 2016 la superficie de la DO Cava era de 33.903 hectáreas (ha). Ya entonces se advirtió del riesgo de aumentar las hectáreas, en especial por la replantación y reconversión de derechos de plantación de viñedo. En septiembre de 2017 la superficie de viñedo registrada era de 36.110 ha, confirmando el peor escenario previsto por el Consejo Regulador. Un año más tarde, en septiembre de 2018, la superficie se ha situado en 37.858 hectáreas, un crecimiento sin precedentes en la historia de esta Denominación de Origen. A pesar de este impulso, el gobierno extremeño llevó ante los tribunales esta decisión del Ministerio de Agricultura.

En dos años, la superficie de la DO Cava ha crecido un 11,66 %. Esta situación contrasta con la dinámica de ventas del cava, que ha pasado de los 244,1 millones expedidos en 2015 a los 252,5 millones registrados en el año 2017.

El desfase entre el crecimiento en superficie (11 % entre 2016 y 2018) y el volumen de ventas de cava (4% entre 2015 y 2017), pone de manifiesto el fuerte desequilibro del sector en estos momentos y la necesidad de un estricta regulación de las nuevas plantaciones.

«Nuestro principal competidor, Champagne, hace años que no aumenta su superficie y desde que la UE obliga cada año a fijar la superficie, el aumento ha sido de 0,1 hectáreas al año. Además, cada año vigila cuidadosamente la producción autorizada. Resultado: el kilo de uva se paga al agricultor entre 6 y 8 euros, mientras que en la DOP Cava la medía se ha situado entre 0,60-0,70 euros/kg.», ha subrayado Joaquín Vizcaíno, responsable del sector vitivinícola de COAG.

«El crecimiento de la producción basado en altos rendimientos, ampliación de la superficie y precios bajos de la uva, beneficia a las grandes bodegas multinacionales impulsadas por fondos de inversión y perjudica a la mayoría de elaboradores, poniendo en riesgo la rentabilidad del cultivo para las mayoría de los viticultores», añade Vizcaíno para quien «resulta inaceptable avalar la estrategia de banalización del cava de los grandes grupos, que buscan la rentabilidad en la comercialización de grandes volúmenes a bajos precios».

Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Aragón, La Rioja, el País Vasco, Navarra y una explotación de  Castilla y León se reparten la superficie para la producción de «DOP Cava». Y Valencia, Barcelona, Tarragona, Lleida y Badajoz, lideran el incremento de las plantaciones en los dos últimos años.

Precisamente, la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Comunidad Valenciana ha remitido recientemente al MAPA sus observaciones al borrador de la resolución de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios por la que se fija, para el año 2019, la superficie que se podrá conceder para autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo a nivel nacional.

La conselleria valenciana insta a la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios a que eleve al 1% el porcentaje de nuevas plantaciones de la superficie plantada de viñedo a 31 de julio de 2018 en lo que se refiere a las autorizaciones en general para nuevas plantaciones.

En cuanto al Cava, cuestiona la oportunidad de restringir a 0,1 hectáreas la superficie disponible para autorizaciones de nueva plantación en las zonas geográficas delimitadas por esta DOP, dado que no se se comparten los informes justificativos presentados por la DOP Cava.

Por la misma razón, se plantea la oposición a la restricciones a las autorizaciones de conversión de derechos de plantación en las zonas delimitadas por esta denominación de origen. También se objeta el límite máximo de 337,06 hectáreas para las autorizaciones de replantación que destinen su producción a la elaboración de vinos de la DOP Cava.

Desde el otro lado de la geografía española la Unión Extremadura denuncia que se pretenda congelar, por tercer año consecutivo, las nuevas plantaciones de superficie de viñedo para producir Cava en España.

Dicen los extremeños que de publicarse el borrador de Resolución a Extremadura apenas le correspondería un aumento de apenas 15 has. de viñedo para Cava. Esto va en contra  del potencial de producción y venta de cava extremeño, que, según calculan, permite un aumento para este año de más de 1.000 ha. de viñedo. Advierten de que como el ministerio de Luis Planas siga así, las bodegas productoras de cava extremeño van a tener que comprar cava catalán para poder envasarlo en Extremadura y cumplir así con sus compromisos comerciales.

Esta asociación de agricultores acusa a la Consejería de medio Ambiente y Rural de Extremadura de volver a negociar de manera calamitosa para los intereses de los agricultores de la Región. «El año pasado echaba las culpas a la ministra Tejerina (que las tenía) y este año no sabemos si culpará al ministro Planas (compañero de partido)».

Según los agricultores extremeños, plantear el problema entre los intereses de Extremadura y Cataluña es un error. Lo que tendrían que haber hecho es consensuar una propuesta entre Extremadura, Valencia y Aragón, «que tenemos los mismos intereses y que vamos a ser los principales perjudicados».

La Unión exige al presidente extremeño, Fernández Vara, que exija a Pedro Sánchez una rectificación de la propuesta de Resolución y permita a Extremadura y a otras regiones de producción de cava que planten en función de la perspectivas de mercado que cada territorio tenga. En este sentido, aseguran que Almendralejo, que es el municipio que está autorizado para la elaboración de cava en Extremadura, tiene un potencial de más de 1.000 has. de nuevas plantaciones y se prevé una demanda de más de 14 millones de botellas en los próximos años, una vez se pongan en producción esta superficie.

Tags: , , , , , , ,