1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (2 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El brote de listeriosis ha provocado ya 8 muertos, 5 de ellos abortos

La Mechá

La AESAN ha ampliado la lista de productos contaminados a todos los de MAGRUDIS S.L.

Dos embarazadas han abortado en las últimas horas tras ingerir productos de la marca ‘La Mechá’ de la empresa Magrudis

Además hay 204 personas afectadas por la enfermedad

El brote de listeriosis originado en la empresa de alimentación sevillana Magrudis continúa matando.

El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes) del Ministerio de Sanidad ha informado este viernes de la muerte de otra persona, la tercera, que había consumido alguno de los productos contaminados por listeria monocytogenes de la empresa sevillana Magrudis.

Hasta el momento, tres personas, dos de ellas mayores de 70 años y una mayor de 90, han muerto tras consumir carne o algún producto de la marca ‘La Mechá’. Además, cinco embarazadas han abortado y hay 204 casos confirmados de personas que padecen la enfermedad.

La Junta de Andalucía ha comunicado que una de las mujeres que había ingerido alimentos contaminados por el brote de listeria estaba embarazada de 8 meses (32 semanas). La otra de ocho. La Consejería andaluza de Salud y Familias ha informado que a falta de resultados definitivos «la sospecha diagnóstica es que el fallecimiento de los fetos se ha producido por contaminación del líquido amniótico por listeria monocytogenes».

En los últimos días se ha conocido que la empresa Magrudis nunca cumplió su obligación de estar inscrita en el Registro de Industrias Agroalimentarias (GRIA), dependiente de la Consejería de Agricultura y fundamental para el control de la empresa por parte de la administración con competencia alimentaria.

FACUA denuncia que como ninguna norma establece que las autoridades sanitarias -ya sean autonómicas o locales- tienen que comprobar si una empresa agroalimentaria en funcionamiento está inscrita en el GRIA, la Consejería de Agricultura de Andalucía sólo puede tener conocimiento de esta irregularidad si hay una denuncia previa.

Ayer, el Ayuntamiento de Sevilla detalló que Magrudis se dio de alta en el Registro General Sanitario de empresas alimentarias y alimentos de la Junta de Andalucía en el año 2015 «sin contar con la documentación correspondiente y careciendo de la licencia de actividad».

«De acuerdo con la documentación obrante se ha constatado que hasta diciembre de 2018 la empresa no presenta en el servicio de Protección Ambiental del Ayuntamiento de Sevilla una declaración responsable para el inicio de actividad». «En este documento, que de acuerdo con la normativa permite el inicio de la actividad avalado por un técnicos con la responsabilidad por parte del empresario, se han detectado deficiencias de forma y de fondo, de modo que ha sido declarado sin efecto y, por tanto, anulado de acuerdo con el informe realizado el día 26 y ratificado el día 28 en el marco de un expediente abierto de oficio en el área de Medio Ambiente», sostiene el Ayuntamiento.

Esto significa, a ojos de FACUA, que la empresa ha operado durante tres años sin licencia de actividad. Además, la asociación defensora de los consumidores cree inconcebible que en las dos inspecciones que realizó el Ayuntamiento a la empresa en noviembre de 2016 y julio de 2017 no se verificase que Magrudis tuviese licencia de actividad y que ésta fuese acorde a las características reales de la empresa. Como tampoco se comprobó que estuviese inscrita en el Registro de Industrias Agroalimentarias (GRIA) de la Junta.

Al parecer, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía no obliga a comprobar durante las inspecciones a las empresas alimentarias si estas tienen licencia de apertura municipal o si están inscritas en el Registro de Industrias Agroalimentarias autonómico. Tampoco la Ley de Seguridad Alimentaria de 2011 y el reglamento europeo que transpone implementan este principio básico de coordinación entre administraciones.

Por si esto no fuera suficiente, cuando Magrudis se dio de alta en 2015 en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Notificación de Alimentos (Rgseaa) de la Junta de Andalucía lo hizo sin aportar la licencia de actividad que debía otorgarle el Ayuntamiento de Sevilla. En este caso la ley no obliga a la autoridad regional a verificar que las empresas que soliciten el alta cuenten ya con la citada licencia, que la tengan solicitada o que lo hagan y la reciban en un determinado plazo.

Además, el Ayuntamiento de Sevilla mantiene que las características técnicas de la empresa y su actividad no se corresponden con la declaración responsable presentada en diciembre de 2018. Y tampoco existe licencia para las obras de ampliación que Magrudis llevó a cabo y de las que informó a la Junta de Andalucía cuando ya habían terminado.

En cualquier caso, Magrudis continuó con su actividad después de realizar unas obras incumpliendo la obligación de obtener una nueva autorización sanitaria. Un decreto (61/2012) aprobado en marzo de 2012 por la Junta de Andalucía establece en su artículo 15 que «se considerarán modificaciones sustanciales al objeto de solicitar una nueva autorización sanitaria» aquellas que impliquen «el cambio de domicilio industrial y los cambios o ampliaciones de actividad, siempre que éstos supongan un incremento del riesgo generado por la actividad para la que se hubiese obtenido la autorización».

A este cúmulo de irregularidades se suma la falta de inspecciones por parte del Ayuntamiento de Sevilla. Tras una inspección en noviembre de 2016 los responsables municipales volvieron por la factoría en julio de 2017. Y cuando tenían que repetir el control en enero de 2019, no se realizó.

Y todo esto ha provocado la muerte de tres personas y causado cinco abortos a mujeres en avanzado estado de gestación. Sin contar que hay más de 204 personas afectadas por listeria monocytogenes. Y no hace ni tres días que la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, sostenía que el brote empezaba a remitir…

Ayer mismo la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) amplió la lista de productos implicados en la alerta sanitaria a cualquier producto elaborado por la empresa MAGRUDIS S.L. de la marca ‘La Mechá’, así como a cualquiera comercializado y amparado por las marcas de identificación con número de Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (RGSEAA) 10.025920/SE o 40.057087/SE.

Tags: , , , , , , , ,