- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

El borrado de 1.700 archivos contables de UGT impide la búsqueda de facturas

Cándido Méndez

Cándido Méndez está en el alambre

La Junta de Andalucía ha anulado dos ayudas al sindicato por valor de 1,8 millones de euros

El escándalo ya ha provocado la dimisión del secretario general de UGT-Andalucía [1]

La dirección de UGT-Andalucía denunció ayer que 1.756 archivos han sido borrados de sus equipos informáticos, lo que dificulta «encontrar mucha documentación requerida por la Junta de Andalucía para demostrar las irregularidades en la gestión de los cursos de formación que el sindicato cobró pero no impartió. El secretario de Organización en funciones del sindicato, Manuel Ferrer, explicó que el borrado de archivos se hizo desde un ordenador del área de administración y anunció la apertura de un expediente a uno de sus trabajadores por «faltas muy graves». Según las explicaciones dadas desde el sindicato, el programa utilizado borra archivos sin dejar huella de ellos, por lo que no pueden saber qué información ha desaparecido ya que es imposible recuperar lo eliminado.

A pesar de estos hechos, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, rechazó ayer comparecer ante el Parlamento andaluz, como ha pedido el Partido Popular, porque la petición «se basa en informaciones que no se corresponden con la realidad. Creo que no aportaría más que ruido y confusión», señaló Méndez que agregó que «si el Parlamento decide que debo ir a dar explicaciones, iría».

Quien ha tomado ya algunas medidas preventivas con el Sindicato es la Junta de Andalucía, que ha anulado dos ayudas al sindicato por valor de 1,8 millones de euros. La comisión interna de Junta de Andalucía encargada de investigar las ayudas recibidas por UGT en los últimos años planteó ayer la nulidad de dos subvenciones al sindicato por importe total de 1,8 millones de euros, ya que no ha entregado la documentación necesaria para justificar la solicitud del dinero.

Este escándalo y otros dan importancia al informe de la organización Transparencia Internacional que refleja, en el índice de Percepción de la Corrupción, que España ha descendido diez puestos en la lista de países menos corruptos respecto al ranking de 2012. Se trata de la puntuación más baja de los últimos quince años y la más baja de los países de la Unión Europea, por detrás de Grecia o Italia. Así, ha pasado de 65 puntos y el puesto 30 de 176 países a 59 puntos y el puesto 40 de un total de 177. Sólo en Siria ha aumentado más la percepción de corrupción.