1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El abandono universitario cuesta 1.000 millones al año

U-Ranking 2019

Si la universidad donde estudió no está en esta lista… malo

Un 33% de los alumnos no finaliza el grado que inició y un 21% abandona sin terminar los estudios universitarios

El abandono de los estudios universitarios cuesta cada año 1.000 millones en España. Supone desaprovechar el 12% del gasto anual en universidades públicas y privadas.

El U-Ranking 2019, un análisis sobre el rendimiento de las universidades españolas realizado por BBVA y el Ivie, pone negro sobre blanco que España se encuentra entre los países que menos aprovecha los recursos privados y públicos invertidos en educación superior debido a las elevadas tasas de abandono de los estudios iniciados.

En total, un 33% de los alumnos españoles -alrededor de 125.000 al año- no acaba la carrera o grado que comienza. Un 21% para abandonar definitivamente la universidad y un 12% para cambiar de estudios. Las pérdidas anuales se acercan a los 1.000 millones de euros (974).

La cosa tiene su importancia ya que España tiene elevados porcentajes de entrada en los estudios universitarios de los jóvenes menores de 25 años, pues alcanzan el 45,4% y son sólo ligeramente inferiores a la media de la OCDE (47,7%). En cambio, las tasas de graduación son del 32,9%, bastante más alejadas de la media de la OCDE (38,5%) y claramente inferiores a las tasas de entrada.

Según las estadísticas, el gasto por alumno representaba en los años analizados (desde 2012 a 2017) alrededor de 5.120 euros anuales, que se multiplica si la salida de la universidad se produce tras matricularse varios años: el gasto desaprovechado se dobla si el abandono se produce tras dos años de estudios y un abandono en el tercer año triplica la pérdida. Es decir, que cuando más tarde se dejan los estudios más recursos dinero -tanto público como privado- se pierde.

Y en España la mayor parte de abandono del grado (20,4%) o del sistema (12,9%) se produce el primer año de estudios, pero el porcentaje de abandonos en segundo o tercer año no es desdeñable (8,6% y 4,3%, respectivamente, en el caso del grado, y 5,5% y 3% en el del sistema). Y puesto que se mantiene durante más años el consumo de recursos que no ofrece finalmente resultados el coste económico se agrava. Un éxito social, vamos.

Las tasas de abandono de grados y estudios universitarios son diferentes según las universidades y los estudios cursados. En las universidades a distancia (no presenciales) el abandono es muy elevado. El 62,1% de los alumnos abandona los grados en los que se matricula y más de la mitad de los matriculados (51,5%) no finaliza ningún tipo de estudios universitarios.

Por su lado, las tasas de abandono del grado en las universidades presenciales aunque bastante menores, son elevadas, pues uno de cada cuatro estudiantes cambia de titulación o abandona los estudios universitarios. Del 26,5% de los alumnos presenciales que abandona el grado en alguno de los cuatro cursos siguientes a su ingreso, el 14,3% deja el sistema universitario y el 12,2% cambia de grado.

Las tasas de abandono son inferiores en casi 8 puntos porcentuales en las universidades privadas que en las públicas, reduciéndose esa diferencia a cuatro puntos en las tasas de abandono definitivo de los estudios universitarios.

Lo peor, de cara al futuro, es que los jóvenes españoles dan más la espalda a las titulaciones técnicas y científicas que a las artísticas y de humanidades. Esto es preocupante, dada la necesidad creciente de titulados STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés). Y aún más preocupante al quedar constancia de que la caída de las matriculaciones en estas titulaciones viene siendo importante desde hace 10 años. A los expertos les cuesta poco predecir que esta circunstancia, unida al mayor abandono de los estudios, provocará una considerable escasez de profesionales que son cada vez más necesarios.

Pero ¿por qué abandonan normalmente los estudiantes la universidad? El estudio demuestra que las causas son diversas: mala orientación, inadecuado diseño de los planes de estudios o baja calidad de la docencia impartida se suman al bajo rendimiento de los estudiantes por falta de capacidad, esfuerzo o motivación y al nivel de exigencia.

El abandono del grado alcanza el 36% en ingeniería y arquitectura y el 31% en ciencias, mientras que las tasas de abandono de los grados de ciencias de la salud son las menores (15,5%).

En veinticinco universidades presenciales las tasas de abandono de grado de Ingeniería y Arquitectura son especialmente graves, superando el 40%, sobre todo en las universidades públicas, cuyas tasas de abandono en esta rama superan en 14,5 puntos porcentuales a las privadas. En 9 universidades se sitúan en un intervalo del 40-45%, en 7 del 45-50% y en otras 9 superan el 50%. Así pues, hay universidades en las que uno de cada dos estudiantes abandona los grados de ingeniería en los que se matriculó.

Las mejores universidades de España son la Universitat Pompeu Fabra y la Universidad Carlos III, que ocupan el primer y el segundo puesto, respectivamente, del U-Ranking 2019. Dos universidades privadas (Navarra y Nebrija) y una pública (Politècnica de València) muestran el mejor desempeño docente, mientras que la Universitat Pompeu Fabra obtiene la puntuación más alta en investigación y la Carlos III lidera el ranking de innovación y desarrollo tecnológico.

En definitiva, el sistema universitario catalán repite como el de mayor rendimiento, aunque en esta edición, comparte liderazgo con el de Cantabria, según la séptima edición de U-Ranking, que ha sido elaborada conjuntamente, como las anteriores, por la Fundación BBVA y el Ivie, y dirigido por los profesores Francisco Pérez, director de Investigación del Ivie, y Joaquín Aldás, profesor investigador del Ivie -ambos catedráticos de la Universitat de València- en colaboración con Irene Zaera y Rodrigo Aragón, técnicos de investigación del Instituto. Entre todos han analizado 62 universidades españolas, 48 públicas y 14 privadas.

Son estas últimas las que continúan destacando en el ranking de desempeño docente, ya que de las diez primeras del ranking 6 son de titularidad privada. En conjunto, las universidades privadas obtienen un rendimiento docente medio un 11% por encima del promedio del Sistema Universitario Español (SUE). La primera posición la ocupan la Universidad de Navarra y la Universidad de Nebrija, junto con la Universitat Politècnica de València. En el segundo puesto aparecen, con la misma puntuación: Mondragón Unibertsitatea, Carlos III de Madrid, Deusto, Pontificia Comillas, Politècnica de Catalunya, Pompeu Fabra y Ramon Llull.

Por el contrario, en rendimiento en investigación y en innovación y desarrollo tecnológico las universidades públicas muestran un rendimiento significativamente mayor que las privadas, cuyos resultados en investigación son un 34% inferiores a la media del SUE y un 65% inferiores en innovación y desarrollo tecnológico. En estas dos últimas actividades las universidades en primera posición son la Pompeu Fabra, en rendimiento investigador, y la Universidad Carlos III, en investigación y desarrollo tecnológico.

Por comunidades autónomas, las diferencias de rendimiento de los sistemas universitarios regionales alcanzan los 44 puntos porcentuales entre las comunidades autónomas mejor posicionadas y las que obtienen resultados más bajos. Cataluña, con 10 universidades analizadas, y Cantabria, con una sola institución, son los sistemas regionales con mejores resultados medios en U-Ranking 2019, situándose un 18% y un 17% por encima de la media del SUE, respectivamente. Les siguen la Comunidad Valenciana, Navarra, Madrid, Baleares y Aragón, con rendimientos también superiores a la media.

Sorprende que Castilla y León, que no figura entre las autonomías con mejores universidades, sea la comunidad autónoma con tasas más bajas de abandono del grado y de los estudios universitarios. Varias universidades de su sistema (León, Pontificia de Salamanca, Salamanca, Burgos, Valladolid) destacan por sus menores abandonos, especialmente en el segundo indicador. No es tan extraño que ocurra siendo la región que mejores resultados obtiene en el informe PISA, lo que indica que las competencias de sus egresados de la formación obligatoria son mayores, una circunstancia que favorece el rendimiento académico en etapas posteriores y reduce el abandono. Se sitúan también por debajo de la media en tasa de abandono de los grados los sistemas universitarios de Navarra, Madrid, País Vasco y Galicia.

En abandono de los estudios universitarios están por debajo de la media, además de Castilla y León, Navarra y Madrid, Cataluña, País Vasco y La Rioja. En cambio, por sus elevadas tasas de abandono sobresalen Canarias (38,8% abandonos de grados y 23,3% de los estudios universitarios) y Baleares (36,7% y 21,8%, respectivamente). También superan el 30% de abandonos de los grados Asturias, Castilla-La Mancha y La Rioja.

España es el segundo país del mundo en número de Facultades de Medicina

Tags: , , , , , , , ,