1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Casado propondrá revertir la Educación al Estado

Pablo Casado

El presidente del PP, Pablo Casado, en una imagen reciente

Explica que las competencias educativas deben ser del Estado y la función de las Autonomías administrarla

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha anunciado hoy que presentará en los próximos días una Proposición de Ley para «que las competencias educativas sean de ámbito nacional».

Se trata, según Casado, de una «una enmienda a la totalidad» al reciente anteproyecto de ley presentado por el Gobierno socialista «para tumbar la Ley educativa que había frenado el fracaso escolar» en España, la LOMCE.

«Vamos a presentar un Proyecto de ley alternativo, porque la Educación tiene que ser una competencia del Estado que administren las Autonomías», ha explicado.

Casado ha subrayado que una cosa es transferir una competencia a las Comunidades Autónomas y otra muy distinta la titularidad. Por tanto, ha insistido, las competencias deben ser españolas y administradas por las autonomías.

En este contexto, Pablo Casado no puede entender, y mucho menos permitir, que no haya ya una equiparación salarial del personal docente en toda España, porque «todos los profesores tienen que cobrar lo mismo».

Asimismo, ha insistido en la necesidad de poner en marcha un MIR educativo para que se valore al profesorado por su calidad académica, y no por su cercanía a la Administración o la lengua que hablen.

A principios de noviembre, el Gobierno dio a conocer un Anteproyecto que deroga la LOMCE y modifica algunos artículos de la LOE y la LODE. Los docentes mostraron su alarma ante el contenido del mismo. En concreto, promueve cambios en la ordenación del sistema educativo y contiene disposiciones que afectan al ejercicio de la libertad de enseñanza y, en concreto, al régimen de conciertos y al funcionamiento de los centros.

Entre los puntos del nuevo anteproyecto –que puede leer aquí íntegramente– de la ministra de Educación, Isabel Celaá, que más preocupan a algunos sectores educativos está la supresión del término «demanda social» en referencia a los centros concertados, es decir, que aunque los ciudadanos demanden plazas en colegios privados concertados, el proyecto socialista prefiere «coartar» la libertad de enseñanza.

Por otra parte, tampoco queda suficientemente garantizada la autonomía pedagógica y organizativa de los centros. De hecho, el principio de autonomía pedagógica y organizativa queda limitado al someter a los centros a un mayor control de la administración y del consejo escolar.

Según la nueva redacción, el Consejo escolar pasa de ser un órgano de participación y control a ser un órgano de gobierno y control, volviendo a introducirse la figura del «comisario político», un representante municipal en los centros concertados de titularidad privada donde los ayuntamientos no hacen ninguna aportación de fondos, a diferencia de lo que ocurre en los centros públicos.

En cuanto a la asignatura de Religión, no hay referencia explícita a su regulación, lo que preocupa a algunos sectores, que temen que en una posterior regulación, el Ministerio reduzca su valor académico vulnerando los acuerdos Iglesia-Estado.

El Congreso deberá decidir, si se estudia lo mismo en todos los colegios de España, como quiere el Partido Popular o si, por el contrario, la Educación española sigue en manos de los distintos gobiernos regionales.

Tags: , , , , , ,