1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Carles Puigdemont es detenido en Alemania

Google Maps

Puigdemont cruzaba la Unión Europea por Alemania (Google Maps)

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena reactivó la euroorden de detención y entrega del ex presidente de la Generalitat el viernes

La policía alemana detuvo ayer por la mañana al ex presidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, huido de la Justicia desde octubre del año pasado.

Puigdemont había entrado en Alemania en coche por la frontera de Dinamarca. Según informó la Fiscalía alemana, se encontraba en un área de servicio e iba acompañado de dos personas, que han quedado en libertad.

Puigdemont, que el viernes se hallaba en Finlandia participando en una conferencia, intentaba llegar a Bélgica por carretera. La policía le detuvo a las 11:19 horas en un punto de la autopista A7 cerca de la localidad de Schuby, en el estado de Schleswig-Holstein.

Tras pasar unas horas en comisaría, fue trasladado a la prisión de Neumünster, donde permanece detenido a la espera de comparecer ante el juez.

La policía alemana actuó en coordinación con los servicios de inteligencia españoles, que tenían localizado a Puigdemont desde que salió de Finlandia el viernes por la noche.

La detención se produjo en virtud de la euroorden de detención y entrega reactivada el viernes por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, tras procesar a Puigdemont por un presunto delito de rebelión.

El Código Penal alemán, uno de los países con los que España tiene una cooperación judicial más activa, contempla penas que van desde los diez años de prisión a la cadena perpetua para un delito muy similar al de rebelión.

La Fiscalía General del Estado aseguró ayer que el Ministerio Público «se encuentra realizando intensas gestiones con la Fiscalía de Alemania y Eurojust a fin de poner a su disposición toda la documentación y material que se precise para hacer efectiva la euroorden».

El plazo de entrega de Puigdemont a las autoridades españolas está entre 10 y 60 días.

Tras conocerse la detención del ex presidente de la Generalitat, cientos de personas salieron a las calles de Barcelona para protestar y exigir su puesta en libertad. Alrededor de 55.000 personas, según datos facilitados por la Guardia Urbana, se sumaron a las protestas convocadas por Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana frente a las sedes del consulado alemán y la Comisión Europea.

Ante el consulado de la República Federal Alemana, Elisenda Paluzie, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) , dijo que no se detendrán «hasta que nuestros presos políticos y nuestros exiliados vuelvan a casa».

Tras la «marcha», se leyó un manifiesto exigiendo «la restitución de las instituciones, la libertad de los presos políticos, el regreso de los exiliados y respeto por el pueblo de Cataluña». Y tras defender que «en la Europa del siglo XXI nadie puede acabar en la cárcel o en el exilio por sus ideas y por haber puesto urnas de forma pacífica y democrática», Paluzie advirtió «que la ciudadanía no se detendrá hasta conseguir la libertad del pueblo y hasta ver nacer y consolidada la República catalana».

Algo más tarde, cientos de personas convocadas por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) se concentraron frente a la Delegación del Gobierno. Los Mossos d’Esquadra los desalojaron después de más de cuatro horas de revuelta y la detención de nueve personas. Hay un centenar de heridos leves, entre ellos 13 agentes de la policía autonómica. También hubo cortes de tráfico en la autopista AP-7 y otras carreteras.

Tags: , , , , , , , ,