1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Crece el número de hijos que pegan a sus padres

Fundación Amigó

«¿Quién puede matar a un niño?» es el título de una película de Narciso Ibáñez Serrador

Se publica el estudio Violencia filio-parental en España. Datos 2018

En el último año las agresiones de hijos a padres han aumentado un 3,6% en España.

Desde las 4.665 agresiones registradas en 2017 se ha pasado en 2018 a 4.833 casos de menores «expedientados» por este tipo de delito.

Pero es la punta del iceberg ya que estas cifras esconden un problema aún mayor: los expertos estiman que sólo se denuncian los casos más graves, es decir, entre un 10% y un 15% del total. Esto significa que en España puede que 32.236 padres o madres «sobrevivan» al yugo represor y violento de sus hijos.

Al analizar las memorias regionales de las Fiscalías de Menores se descubre que Andalucía es la comunidad autónoma donde más menores son expedientamos por estos delitos (1.034 durante 2018). Después se encuentra la Comunidad Valenciana con 832, seguida de la madrileña con 686, Canarias (405) y Cataluña (358).

La Fundación Amigó, que se encarga, entre otras cosas, de monitorizar estos casos en España, ha elaborado un perfil de los protagonistas de esta violencia filio-parental. La media de edad de los hijos -o hijas- que pegan a sus padres es de 15 años y medio. Mientras, los progenitores que sufren las conductas violentas de sus vástagos suelen rondar los 46 años.

En la mayoría de los casos contabilizados (71,11%) las agresiones se producen cuando los/as hijos/as tienen entre 12 y 18 años. En el 63% de los casos la violencia es ejercida por los hijos y en el 37% por las hijas, quienes, en el 30,53% son hijos únicos.

Normalmente (el 74,01% de los casos) los chicos que pegan a sus padres van mal en el colegio y sólo el 16,81% han sufrido acoso escolar.

Donde no hay discusión es en que en el 64,35% de los casos los/as hijos/as presentan algún tipo de adicción. Además, en el 40,87% de estas situaciones los hijos han sido testigos de algún tipo de violencia.

Por otra parte, más de la mitad de las personas (52,6%) forma parte de familias nucleares, seguido de un 26,5% de familias monoparentales maternas.

Esto es «normal» ya que en España las familias monoparentales han crecido más del 24% desde 2006. En 2018, de los 18.535.900 hogares (según datos de la Encuesta Continua de Hogares) el 10,1% eran hogares monomarentales, de los cuales el 81,9% (1.538.200) están encabezados por una mujer.

La Fundación Amigó ha lanzado un decálogo de pautas para padres y madres para frenar la violencia filo-parental. «Este decálogo es im­portante aplicarlo desde que los hijos son pequeños, porque favorecerán su correcta socialización y gira en torno a tres ejes fundamentales que para nosotros definen lo que significa educar y que debemos tener pre­sentes a la hora de acompañar a los hijos e hijas en su crecimiento y maduración, así como en su correcta socialización», señalan.

Tags: , , , ,