1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Albert Rivera tiende la mano a Pablo Casado para echar a Pedro Sánchez

Albert Rivera

Albert Rivera, presidente de Cs, ayer en La Coruña

El líder de Ciudadanos ofrece un pacto al Partido Popular para formar gobierno tras las elecciones del 28 de abril

El presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, ofreció ayer al presidente del Partido Popular (PP), Pablo Casado, formar un gobierno de coalición para echar a Pedro Sánchez de la Moncloa, objetivo que considera «una emergencia nacional».

«España necesita un cambio y para eso Sánchez tiene que ir a la oposición», dijo Rivera durante un acto celebrado para presentar a las candidatas de Cs al Congreso por La Coruña y Pontevedra.

El líder de la formación naranja recalcó que «hay que movilizarse porque sino Sánchez seguirá y Torra, Puigdemont y Rufián nos volverán a escupir».

Para frenar la España de enfrentamiento y división que garantiza Sánchez en España y Cataluña, Albert Rivera ofrece, entre otras cosas, implantar una tarjeta sanitaria única y que el español llegue a todos los rincones del país sin que «haya que pedirle permiso a los nacionalistas». El presidente de Cs quiere un país «donde los funcionarios puedan moverse por toda España».

Rivera anunció una rebaja fiscal de hasta el 60% y cuotas súper reducidas para las mujeres del rural, así como un plan de infraestruturas de fibra y banda ancha que aseguren la interconexión de los pueblos. El presidente de los «liberales» está convencido de que «la gente se queda en su pueblo si tiene médico, si tiene escuelas y si tiene servicios». En este sentido, advirtió de que «la despoblación no se soluciona con enchufados en las Diputaciones, sino con políticas reales».

La respuesta de Casado no se hizo esperar. Casado ve «una muy buena idea» un posible gobierno de coalición PP-Cs pero lamenta que Rivera haya rechazado esa estrategia propuesta por los populares para el Senado, «una apuesta para unir fuerzas en la Cámara Alta y poder aplicar la Constitución en Cataluña y optimizar los votos en las 20 provincias de menos de seis escaños, que son el diferencial para formar o no gobierno».

Casado reprochó a Rivera que «el mismo día que se publican las listas electorales en el BOE» proponga un pacto «cuando no se puede hacer ya nada para cualquier estrategia conjunta». Apeló en favor de «un gobierno de coalición de los constitucionalistas para que no gobierne Sánchez» pidiendo que «todos los votos que están en contra de Otegi, Puigdemont, Torra, Iglesias y Sánchez vayan al PP». Teme Casado que Rivera vuelva a pactar con Pedro Sánchez como hizo tras las elecciones de 2016.

El líder popular se refirió a las encuestas, que casi todas dan ganador al PSOE pero también que la unión de PP, Cs y VOX puede impedir que Sánchez reedite «un pacto con los comunistas de Iglesias, los independentistas de Torra y Puigdemont y los batasunos de Otegi».

Y también hizo referencia al plano económico, recordando que la primera etapa del gobierno de Mariano Rajoy se cerró con la creación de cinco millones de empleos y la segunda con tres millones. Los populares van a centrar gran parte de su campaña electoral en la economía. Antes de la intervención de Casado en Ceuta, el partido lanzó un vídeo a través de las redes sociales donde llama a los ciudadanos a impedir que Sánchez siga siendo una ruina para España a partir del próximo 28 de abril.

El vídeo arranca con imágenes de los aplausos que diputados socialistas y de Podemos dedican a Pedro Sánchez tras ganar la moción de censura con los apoyos de los independentistas y Bildu. «Aquí empezó todo, aquí empezó la ruina», se lee sobreimpreso para, a continuación, desgranar las cifras que han propiciado la caída económica española en términos de industria, consumo y empleo desde la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa.

Se habla de la caída en la creación de empresas (han cerrado un 173% más con respecto a mayo), de la inversión extranjera y del consumo nacional, lo que ha propiciado que «los comercios hayan visto cómo sus ventas se frenan un 83%».

En términos de desempleo se destaca que «solo en enero se destruyeron en España 200.000 puestos de trabajo» y que desde que Sánchez llegó a la Moncloa hay 36.000 parados más. Y para terminar la síntesis de los nueve meses de gobierno de Pedro Sánchez pide el voto diciendo «No lo permitas, el sanchismo es la ruina».

Por su parte, Pedro Sánchez espera convencer de que su pacto «es con el sentido común». Quiere «formar un gobierno estable que dependa de sus propias fuerzas» para lo que pide «una mayoría parlamentaria amplia a partir del 28A».

En un acto celebrado en Salamanca, Sánchez acusó a «la derecha» de «tener más siglas que ideas, más testosterona que neuronas» y criticó que «su única propuesta es formar una coalición negativa en contra del PSOE».

El «socio» de los comunistas y los independentistas llamó «a todos» a votar porque, dijo, «si el próximo 28A las urnas no están llenas España involucionará, pero si están llenas de votos España mirará al futuro». Según Sánchez, «la derecha juega a la abstención». La dirección socialista teme la reedición a nivel nacional del pacto alcanzado en Andalucía por Partido Popular, Ciudadanos y VOX. Eso únicamente permite al PSOE mirar hacia el lado de los comunistas de Unidos Podemos y de los nacionalistas vascos e independentistas catalanes.

Por ello, Pedro Sanchez volvió ayer a afear a PP, Cs y VOX «la foto de Colón» y se postuló «frente a la uniformización de las sociedades que propugna la derecha y sus tres siglas». Y por ello defendió «una España integradora que respeta la pluralidad; una España que no excluya, que defienda la unión, la igualdad, pero que también vea la diversidad como fuente de riqueza». Pero se olvidó de mencionar que el nacionalismo en excluyente per se y de explicar que los independentistas catalanes son de todo menos integradores pues su objetivo sigue siendo separarse de la España constitucional. Y de que son los órganos judiciales los que están conteniendo en su escalada.

Tags: , , , , , , , ,