1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El gasto energético bajaría un 72% con 10 años menos de carbón

Gasto anual Endesa

Pinche sobre la imagen para ver el gasto anual de un hogar medio en Canarias y Baleares

Y generaría hasta 90.000 empleos en 2040

La descarbonización de las Canarias y las Baleares 10 años antes que el resto de España reduciría el coste de generación eléctrica un 40 y 60 por ciento, respectivamente

Descarbonizar los territorios no peninsulares -Islas Canarias, Islas Baleares y las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla- en 2040, una década antes que en el resto de España, es posible y además reportaría múltiples beneficios para todos.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio Los Territorios No Peninsulares 100% descarbonizados en 2040: la vanguardia de la transición energética en España, elaborado por Monitor Deloitte, en colaboración con Endesa, que ve una ventana de oportunidad para desplegar nuevas tecnologías en el resto de España.

El estudio propone una serie de actuaciones para alcanzar un sistema energético completamente descarbonizado en 3 ámbitos: el transporte, los hogares, los servicios y la generación eléctrica.

El sector transporte es responsable del 40-50% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en los territorios no peninsulares. El transporte particular de pasajeros por carretera alcanza el 80-85% del consumo de energía final, por lo que su descarbonización es más prioritaria que en la península.

Para ello se propone electrificar la flota antes de 2040, renovar de forma acelerada el parque de vehículos (en mucha mayor medida que en la Península) y cambiar a transporte público y medios no motorizados.

El vehículo eléctrico es ya una solución competitiva en las islas. En Canarias, el coste completo de un vehículo eléctrico (adquisición, combustible, mantenimiento, etc.) es un 25-30% inferior a la opción convencional y, en las Islas Baleares, un 10% inferior. Además, la autonomía actual es suficiente para estos territorios, pero es imprescindible desplegar la infraestructura de recarga necesaria.

El sector residencial genera solo el 1-3% de las emisiones GEI directas en los territorios no peninsulares, debido a que los consumos más relevantes de una vivienda -calefacción y agua caliente- tienen menos incidencia por el tipo de clima. Para descarbonizar este sector basta desplegar la bomba de calor para calefacción y agua caliente sanitaria.

Asimismo, el autoconsumo presenta mayores ventajas para el sistema en los territorios no peninsulares que en la península, por lo que debería impulsarse más su penetración.

El sector Servicios es responsable del 2-4% de las emisiones GEI directas en los territorios no peninsulares. La sustitución de equipos térmicos de gas natural/producto petrolífero y de equipos eléctricos menos eficientes por bomba de calor debería ser la principal solución.

Por otra parte, si bien la electricidad no emite en uso final, actualmente la Gx eléctrica es responsable de 40% de las emisiones en estos sistemas.

Actualmente, en Canarias la generación eléctrica supone el 39% de las emisiones. Un sistema eléctrico completamente descarbonizado en 2040 requeriría 10-11 GW de generación renovable, 20-25 GWh de capacidad de almacenamiento y respaldo estacional para ‘mover’ excedentes de producción a momentos del año en los que hagan falta.

El desarrollo renovable debería basarse principalmente en la generación solar, al encajar mejor que la eólica con el almacenamiento, por su mayor estabilidad y predictibilidad. Por ello, el estudio propone un mix renovable -25% eólico, 75% solar-, que requiere menos almacenamiento para garantizar la seguridad de suministro y, por tanto, requiere menor inversión. Asimismo, también se debe impulsar la gestión de la demanda un 20-30% y su desplazamiento hacia horas de mayor producción solar renovable.

Por último, es imprescindible minimizar la ocupación del suelo. Para ello, se propone, entre otras cosas, explorar la opción de tecnologías de generación offshore.

Todo esto costaría de 12.000 ó 19.000 millones de euros hasta 2040 y tendría un coste de generación de 70-90 €/MWh, lo que supone una reducción del 40% con respecto a la actualidad.

A corto-medio plazo, se precisa instalar nueva capacidad renovable hasta alcanzar 250-275 MW de renovables en los próximos 5 años, lo que supone multiplicar por 5 el ritmo actual, ritmo que debería acelerarse progresivamente. Además, se necesitaría instalar 2,5 GWh de baterías e introducir los mecanismos de gestión de la demanda.

Por último, es preciso impulsar actuaciones en el parque térmico para garantizar la seguridad de suministro, facilitar la integración de renovables y minimizar las emisiones de GEI acumuladas.

Potencial renovable España

Potencial renovable por Comunidad Autónoma

Para conseguir un sistema eléctrico completamente descarbonizado en las Islas Baleares en 2040 serían necesarios 4,5-5 GW de capacidad renovable instalada, 13-14 GWh de capacidad de almacenamiento e incrementar la capacidad de interconexión neta con la península, hasta 650 MW.

En Baleares, como en el caso canario, la generación solar en el mix energético tiene un mejor encaje con el almacenamiento y el aprovechamiento del autoconsumo (hasta 1-2 GW) permitiría que se ocupe solo el 1% de todo el territorio o el 17% del suelo baldío e improductivo. El plan para estas islas requeriría invertir 6-7 mil millones de euros a 2040, y tendría un coste medio de generación de 50-55 €/MWh, un 55% inferior al actual.

Por su parte, alcanzar sistemas descarbonizados en Ceuta y Melilla dentro de 20 años  supondría una inversión aproximada de 280-300 millones de euros.

En Ceuta, si se materializa la interconexión planificada con la península, se podría cubrir la demanda de este sistema mayoritariamente con la energía de origen renovable de la península, siendo sólo necesaria capacidad firme de generación ante incidencias o retrasos en la planificación.

En Melilla, en cambio, la descarbonización debe estar basada en el desarrollo de generación basada en combustibles renovables y el fomento del autoconsumo, siendo igualmente necesario impulsar la adaptación del parque actual al gas natural.

El desarrollo de las actuaciones planteadas requiere una inversión adicional en 2020-2040 de entre 18.000 y 22.000 millones de euros en las Islas Canarias, lo que supone una media de 10.000 euros por habitante a lo largo de todo el periodo; y de 10-12.000 millones de euros en las Islas Baleares, lo que supone una media de 9.000 euros por habitante.

Estas inversiones conllevarían relevantes beneficios, como que la dependencia energética actual del 90-95% pasaría a un 0-10% en Canarias y un 30-40% en Baleares (valor superior por la interconexión). Al mismo tiempo, se ahorrarían 35.000 millones de euros en importaciones energéticas.

Igualmente, el coste medio de generación de electricidad disminuiría en un 30-40% en 2030 y un 40-60% en 2040, respecto al coste actual. El consumo de energía final se reduciría en un 35%, comparado con la actualidad, debido a la electrificación de la demanda y a las medidas de eficiencia energética.

Además, el incremento de eficiencia energética y la reducción del coste de la electricidad repercutirá directamente en el gasto energético de las familias, que disminuirá un 30-40% en 2030 con respecto a la actualidad y un 60-72% en 2040.

En materia de empleo, el desarrollo de renovables podría generar de 30.000 a 60.000 empleos en Canarias y de 15.000 a 30.000 en Baleares (directos e indirectos) de manera acumulada en 2020-2040.

Tags: , , , ,