1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

10 constructoras se llevan 7 de cada 10 euros de la obra pública

Florentino Pérez

Florentino Pérez, presidente de ACS, se lleva la palma…

El grupo ACS lidera la clasificación al estar presente en uno de cada diez contratos investigados

¿Quiénes son los reyes del ladrillo en España? Según la Fundación Civio, más de 2.600 empresas han recibido contratos de obra publicados en el BOE entre 2009 y 2015.

Sin embargo, los datos analizados por Civio revelan que diez grandes grupos constructores españoles han estado presentes en siete de cada diez euros de adjudicaciones de obra desde 2009. O, lo que es lo mismo, en 23.871 millones del total de 38.828 millones adjudicados.

En el estudio ¿Quién cobra la obra?, el grupo ACS lidera la clasificación tanto en solitario como sumando las UTE en las que participa, y está presente en uno de cada diez contratos analizados de los últimos siete años. Tras el Ministerio de Fomento, sus mayores contratistas son el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid.

«De los siete años analizados, solo en dos de ellos ACS fue rebasado por sus competidores en la obtención de contratos públicos», explica Eva Belmonte, responsable de proyectos de Civio. «En 2012 por Ferrovial, gracias, en buena parte, a la adjudicación de varios tramos del AVE a Galicia; y en 2011 por Acciona, con la construcción del nuevo hospital de Teruel y la lonja del puerto de Ribeira, en La Coruña».

Entre las Administraciones licitadoras, el País Vasco es la comunidad autónoma que ha adjudicado un mayor volumen de dinero en contratos de obra pública en este periodo de entre los publicados en el BOE. Entre administraciones locales, destaca el Ayuntamiento de Madrid.

La investigación de Civio revela cómo desde 2009, año en que las administraciones públicas repartieron 14.000 millones en 2.407 adjudicaciones de obra vía BOE, esa cifra ha disminuido año a año (9.563 millones adjudicados en 2010, 4.685 en 2011, 3.202 en 2012), hasta llegar a su cifra más baja en 2013 (con 1.326 millones de euros en contratos).

Pese al repunte que muestran los datos a partir de entonces, nunca se han alcanzado de nuevo las grandes cifras de la época dorada de la obra pública.

Los contratos analizados entre 2009 y 2015 van de los 4.306 euros a más de 336 millones, el precio de adjudicación de las obras de la estación del AVE de La Sagrera, en Barcelona. De hecho, de las 30 mayores obras, 18 se han destinado a la alta velocidad, entre estaciones, plataformas, vías y otras infraestructuras ferroviarias.

Hay «otro» aspecto oscuro en todo esto de la obra civil española: la opacidad del porcentaje societario en las UTE. Del total del importe adjudicado, el 40,8% se lo llevaron empresas que se presentaron en solitario y el 59,2% fue a parar a Uniones Temporales de Empresas (UTE).

La importancia de estas estructuras, con niveles de opacidad mayores que los de cualquier otra empresa, es más evidente en las grandes obras públicas. De hecho, de los 2.489 grupos empresariales analizados, solo 1.327 se presentaron siempre en solitario. Del resto, 1.162 están en alguna UTE y 641 solo se presentan de esa forma, nunca por sí solos.

«Pese a que los datos de creación de cualquier otro tipo de sociedad son públicos en el Registro Mercantil, los de las UTE, sociedades nuevas que se crean expresamente para contratar con la administración, permanecen bajo candado de la administración», explica Belmonte, que reprocha al Consejo de Transparencia que desestimase el recurso presentado por Civio para conocer el porcentaje societario dentro de cada UTE.

Tags: , , , , , ,