1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los hogares españoles duplicaron su ahorro en 2020

La imposibilidad de consumir por las restricciones impuestas y la incertidumbre asociada al mercado de trabajo lo explican

El ahorro de los hogares españoles se multiplicó por 2,3 en 2020 como consecuencia de las restricciones impuestas por la situación epidemiológica y el temor al contagio.

De acuerdo con los cálculos de BBVA Research el ahorro de las familias aumentó en 60.807 millones de euros en 2020 hasta superar el 14,7% de su renta bruta disponible (que cayó un 3,3%), 6,6 puntos porcentuales por encima de la media de las últimas dos décadas.

Los expertos del centro de estudios aseguran que la mayor parte del incremento en el ahorro se debe a la imposibilidad de consumir como consecuencia de las restricciones impuestas por la situación epidemiológica y el temor al contagio. Pero también asumen que la incertidumbre asociada al mercado de trabajo ha tenido algo que ver.

Aunque mirando hacia delante, sostienen que la absorción del exceso de ahorro supone una fuente de incertidumbre que puede sesgar al alza el crecimiento en el corto plazo, también sospechan que la absorción del exceso de ahorro acumulado en 2020 impulsará el gasto de los hogares en los próximos trimestres, aunque la incertidumbre es excepcionalmente elevada.

Al ahorro le da mucha importancia el Banco de España, ya que la intensidad de la recuperación de le economía española dependerá del uso que los hogares hagan del ahorro que han acumulado durante la pandemia, que, en 2020, fue superior en casi 6 pp del PIB al promedio de los cinco años anteriores y, de acuerdo con las estimaciones del Banco, el de carácter forzoso podría haber alcanzado el 2,5 % del PIB hasta el tercer trimestre de 2020.

Una parte de este ahorro se destinará al consumo e imprimiría vigor a la recuperación. Sin embargo, algunos elementos podrían limitar esta normalización. Por un lado, una parte del consumo no satisfecho durante la pandemia es atribuible al gasto en servicios, que, por lo general, no es aplazable. Por otro lado, los hogares podrían decidir mantener un nivel de ahorro elevado por precaución o, incluso, porque anticipen subidas de impuestos en respuesta al incremento de la deuda pública. El que sean los hogares de mayores ingresos, que tienden a consumir una proporción menor de sus rentas, los que más han contribuido al incremento del ahorro, podría también limitar este efecto. El escenario ‘medio’ del organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos asume que la tasa de ahorro disminuirá progresivamente aunque en 2023 se mantendría algo por encima del nivel previo a la pandemia.

También en esto coinciden los panelistas consultados por Funcas, que pronostican una recuperación más vigorosa de la economía española a partir del segundo trimestre del año -el PIB crecerá un 1,8% entre abril y junio, un 3,2% en el tercer trimestre y un 1,9% en el cuarto- dando por hecho que la demanda nacional aportará 5,6 puntos porcentuales.

El Panel de la Fundación de Cajas ha rebajado una décima, hasta el 5,8%, la estimación de crecimiento para 2021 debido al reajuste de previsiones y a una caída del PIB en el primer trimestre (0,5%) mayor de lo esperado. En cuanto al perfil trimestral, sube la previsión para el segundo y tercer trimestres (hasta el 1,8% y 3,2%, respectivamente, en tasas intertrimestrales) y se mantiene para el cuarto en el 1,9%.

La mayoría de los panelistas prevé una recuperación de las exportaciones turísticas, hasta alcanzar en torno al 40% del nivel previo a la pandemia, durante el periodo estival (tercer trimestre) de este año.

Para el próximo año (2022) la economía española crecería un 5,7%, una décima más de lo esperado en marzo, a pesar de la menor aportación de la demanda nacional, que será de 5,2 puntos. El sector exterior contribuirá al crecimiento con cinco décimas. La previsión media de los panelistas para el turismo apunta a una recuperación hasta superar el 80% del nivel previo a la pandemia a finales de 2022.

En un contexto de subida de precios del petróleo, junto a otros factores, algunos de carácter transitorio, el consenso de expertos ha revisado al alza la previsión de inflación. La tasa media anual sube cuatro décimas, hasta el 1,6%, en 2021, y queda en el 1,3% en 2022. Las interanuales esperadas para diciembre de 2021 y diciembre de 2022 son del 1,9% y 1,3%, respectivamente. La inflación subyacente, por su parte, se mantendrá en niveles reducidos (0,7% este año y 1% el próximo).

La tasa de desempleo media anual subirá al 16,2% en 2021 -cuatro décimas menos que en el anterior Panel- y bajará hasta el 15,3% en 2022. En términos de afiliación a la Seguridad Social, un alto número de trabajadores en ERTE se reincorporó en marzo y abril por lo que el empleo efectivo aumentó en torno a 150.000 personas en cifras desestacionalizadas. Este resultado apunta a una buena evolución en el segundo trimestre.

Los consulados prevén que el déficit público se sitúe este año en el 8,5% del PIB, dos décimas más que la anterior previsión de consenso, y bajaría hasta el 6% en 2022.

Prácticamente todos los panelistas coinciden en que con el avance de la vacunación todo mejorará durante los próximos meses. Sin embargo, surgen temores sobre la subida de la inflación a medida que el encarecimiento de las materias primas y de los componentes tecnológicos se acelera, si bien la Reserva Federal y el BCE han reiterado su compromiso de mantener los estímulos monetarios el tiempo que sea necesario.

Tags: , , , , , , , ,