1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Los españoles le han cogido gusto a las falsificaciones

Falso

Lo falso no es bueno para nada ni para nadie…

España se sitúa por encima de la media europea en el consumo de falsificaciones

El porcentaje de españoles de entre 15 y 24 años que afirma haber comprado deliberadamente falsificaciones pasa del 16% en 2019 al 45% en el último año

En 2021 las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas intervinieron más de 1,6 millones de falsificaciones por valor de 49 millones de euros

En España se compran más productos falsificados que en casi toda Europa.

Los datos publicados hoy por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) preocupan y mucho a la Asociación para Defensa de la Marca (ANDEMA), que los califica de ‘preocupantes’.

De acuerdo con el estudio de la EUIPO de este año cerca de la mitad de los españoles de entre 15 y 24 años ha comprado de forma deliberada una falsificación en el último año. Esto sitúa a España por encima de la media europea (37%) en adquisición de falsificaciones.

Se trata del porcentaje más alto registrado por la EUIPO desde que la oficina comenzó a realizar este barómetro en 2016, año en el que la cantidad de jóvenes españoles que adquirieron un producto falsificado a propósito fue del 20%.

Este notable incremento se debe, fundamentalmente, al aumento exponencial del comercio online, utilizado habitualmente por las nuevas generaciones de consumidores digitales.

Según el informe de la EUIPO, la ropa, el calzado, los dispositivos electrónicos y los productos de higiene (perfumes, cosméticos y de cuidado personal) son los productos de los que más consumen falsificaciones los jóvenes en España y el precio es el principal factor que se tienen en cuenta a la hora de adquirir falsificaciones.

ANDEMA asegura que son productos que se adquieren para presumir: ‘el comprador de falsificaciones es menor de 35 años con sentimientos de orgullo narcisista y fácilmente influenciado por su entorno’.

En su lucha contra este tipo de fraude las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas intervinieron en 2021 más de 1,6 millones de falsificaciones por valor de 49 millones de euros. Entre Policía Nacional, Guardia Civil y Agencia Tributaria se llevaron a cabo 1.021 operaciones que acabaron con la detención o investigación de 979 personas por delitos contra los derechos de propiedad industrial.

El mayor porcentaje de productos falsificados intervenidos por los agentes españoles corresponde al sector textil (15,8%). Le siguen, por volumen, marroquinería y complementos (11,9%); calzado (5,4%); y bebidas y comestibles (4,8%).

En cuanto a los puntos de incautación de la mercancía, la mayor cantidad de falsificaciones se hallaron en naves, fábricas y almacenes (53,4%), seguido de establecimientos comerciales (11,1%) y recintos aduaneros, puertos y aeropuertos (2,1%). Madrid, Castilla y León, Cataluña y Andalucía son las regiones donde se incautaron más falsificaciones.

España no es el único país en el que el consumo de falsificaciones de forma deliberada ha aumentado en el último año. De acuerdo con esta edición del estudio, el 37% de los europeos de entre 15 y 24 años afirma haber adquirido un producto falsificado sabiendo que lo es en el último año, respecto al 14% de 2019. En Grecia, con un 62% encontramos la cifra más alta, y en República Checa, con un 24%, la más baja.

No obstante, también existe la compra no intencionada (37%) pero en estos casos los encuestados europeos señalan que es difícil para ellos distinguir un producto auténtico de uno falso.

En cuanto a los productos falsificados que más se consumen en Europa son los mismos que en España, aunque descienden ligeramente los porcentajes: ropa y accesorios (17%), calzado (14%), los dispositivos electrónicos (13%) y los productos de higiene, cosméticos, cuidado personal y perfumería (12%).

Datos de la propia EUIPO y la OCDE demuestran que las falsificaciones representaron en 2021 el 6,8% de las importaciones de la Unión Europea, con un valor de 121.000 millones de euros.

También en 2021 el Ministerio del Interior dirigido por Fernando Grande Marlaska intervino 130.690 artículos que vulneraban los derechos de propiedad intelectual, unos productos valorados en 1.980.266 euros. Fue en las autonomías de Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía en las que se realizaron más investigaciones y se requisó un mayor número de artículos. En Cataluña se intervinieron 96.343 objetos falsos, 30.821 en Cantabria y 1.616 en la región valenciana.

En el transcurso del año pasado se investigaron 155 posibles infracciones a la Ley de Propiedad Intelectual que desembocaron en la detención e investigación de 77 personas y en el esclarecimiento del 57% de los casos. La mayor parte de las incautaciones policiales se llevaron a cabo en naves, fábricas o almacenes (73,3%). La Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura y Deporte bloqueó 18 webs que vulneraban la Ley de Propiedad Intelectual.

Aunque los datos expuestos hasta aquí puedan parecer poco importantes para la vida diaria de los consumidores españoles no lo son. Cada vez que alguien compra un producto falsificado o que infringe derechos de propiedad industrial se destruyen puestos de trabajo directos puesto que los comerciantes que respetan la ‘trazabilidad’ de sus mercancías pierden ventas. Lo mismo puede decirse de los productos ‘made in China’ que, en su mayoría, están fabricados en condiciones de ‘semiesclavitud’ y sin pasar los controles e inspecciones oportunas. Y esto es un país como España que lidera el ranking de parados de la Unión Europea no puede ser nada bueno. Los últimos datos muestran que cada año se destruyen en el país más de 50.000 puestos de trabajo por la venta de productos ilegales.

Tags: , , , , , ,