1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los agricultores extremeños se hartan tras 16 años de promesas incumplidas

Tierra de Barros

A estos señores hay que darles agua sí o sí… (Imagen: Google Maps)

La Unión Extremadura va a exigir enmiendas a los Presupuestos para iniciar las obras de unos regadíos prometidos en 2003

Si alguien sabe en España lo que es una «promesa política incumplida» son los agricultores de Extremadura.

Es lo que se desprende del comunicado que este viernes ha emitido la Unión Extremadura, «la única organización profesional agraria que defiende los intereses de agricultores y ganaderos» extremeños. Cuentan que tuvieron que organizarse tras comprobar «que de las otras dos organizaciones agrarias que operan en la región, una de ellas está integrada orgánicamente en la UGT, sindicato obrero vinculado al PSOE, y la otra está vinculada a la CEOE y muy próxima al PP».

En este contexto, los profesionales de la Unión relatan que el 20 de enero de 2003, hace 16 años ya, el por entonces consejero de Agricultura, Eugenio Álvarez, les trasladó el compromiso del Gobierno de José María Aznar para establecer 26.000 nuevas hectáreas (has.) de riego en Extremadura, 20.000 en Tierra de Barros y 6.000 en Monterrubio de la Serena.

Once años más tarde, en junio de 2014, el entonces presidente extremeño, el popular José Antonio Monago, anunció que las obras del regadío de Monterrubio y Tierra de Barros comenzarían en 2016.

La situación se ha «precipitado» cuando el pasado 23 de enero, más de cuatro años después de la última promesa incumplida, el actual ministro de Agricultura, Luis Planas, anunció «que está muy próxima la declaración de interés general de la puesta en riego de los regadíos de Tierra de Barros».

Como es lógico, los agricultores extremeños no se creen una palabra. Dicen tener motivos suficientes para ello: «En el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el año 2019 no hay ni un solo euros para las obras de puesta en marcha de los regadíos mencionados».

Estos trabajadores del campo están «un poco cansados» de las promesas de los políticos, quienes, sistemáticamente, incumplen los plazos para modernizar la región. Ni siquiera cuando las partidas para las obras aparecen en los PGE estas terminan gastándose. «Existe una nula voluntad de los distintos Ejecutivos para acometer las obras, pero eso sí, de manera reiterativa y cada cierto tiempo, nos siguen haciendo promesas», se quejan.

Para que dejen de tomarles el pelo, van a exigir a los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados que presenten enmiendas a los Presupuestos de 2019 con las correspondientes partidas presupuestarias para iniciar las obras de puesta en riego.

«No creemos en  los cantos de sirena de un ministro -Luis Planas- que no tiene claro si le quedan días o meses en el Ministerio y que se presenta en Don Benito rodeado de cientos de Policías Nacionales para hacer un anuncio de menos calado que el realizado por Eugenio Álvarez hace 16 años», sostienen los agricultores a quienes, para colmo, el pasado miércoles la organización de AgroExpo les cerró las puertas del reciento ferial para que «no molestasen» con sus reivindicaciones a las autoridades que acudieron a la inauguración de la Feria.

Habían preparado una «tractorada» para «amenizar» la llegada a la Feria del propio Luis Planas y del actual presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, pero la Delegación del Gobierno les prohibió aparcar en las inmediaciones de las instalaciones de Feval.

Dicen que «es curioso» que se permita a los taxistas manifestarse por las principales calles de Madrid y Barcelona con sus taxis y en cambio no les permitan a ellos protestar con sus tractores». Creen que es porque ni Fernández Vara ni Luis Planas quieren ver un tractor «como no sea en las exposiciones». «Que una feria organizada para agricultores cierre sus puertas a agricultores es una vergüenza», rematan.

Tags: , , , , , , ,