1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los accionistas absorberán las pérdidas en futuros rescates

Olli Rehn

Olli Rehn, vicepresidente de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE

Los bancos en peligro deberán presentar un plan de reestructuración riguroso que garantice su viabilidad futura a largo plazo para evitar su liquidación

La Comisión Europea presentó ayer las nuevas reglas sobre la concesión de ayudas públicas a los bancos en apuros, que entrarán en vigor el 1 de agosto. A partir de esa fecha, se exigirá que antes de que un Gobierno inyecte fondos públicos a un banco los accionistas y los titulares de preferentes y deuda subordinada deberán haber absorbido las pérdidas y contribuido a la recapitalización de la entidad. Los bancos deberán presentar un plan de reestructuración riguroso que garantice su viabilidad futura a largo plazo, en caso contrario el banco deberá liquidarse de forma ordenada. Por otro lado, otra de las novedades es que será la Comisión la que decida en última instancia cuándo y en qué circunstancias hay que intervenir una entidad, propuesta que es rechazada por Alemania.

Por otra parte, la troika cree que no hará falta inyectar más dinero en la banca española. En su tercer informe elaborado sobre el rescate europeo a la banca española considera que no hará falta inyectar más dinero más allá de los 40.000 millones de euros ya desembolsados para sanear el sector y apunta que el programa «sigue por buen camino a pesar de los significantes desafíos macroeconómicos».

No obstante, el informe sostiene que el sector financiero español y los mercados en general «siguen siendo vulnerables». Los riesgos, añade, «siguen por el alto nivel de desempleo, la actividad que se contrae, un volumen de deuda privada doméstica y externa que sigue siendo alta y una deuda pública que crece muy rápido».

La troika también advierte de los riesgos que entraña la supresión de las cláusulas suelo de las hipotecas «por su potencial impacto negativo en la rentabilidad» de las entidades. Asimismo, también alerta sobre el impacto del decreto antidesahucios aprobado por la Junta de Andalucía, que, dice, «podría tener consecuencias potencialmente negativas para la estabilidad del sistema financiero en su conjunto», y «reducir el apetito de los inversores en los activos inmobiliarios españoles». El informe también ve riesgos en el resultado de los arbitrajes por ventas abusivas de preferentes pues «podría representar una carga financiera adicional para los bancos».

Sobre el crédito en España, el informe destaca que «el coste de los préstamos a empresas está muy próximo a los mínimos históricos que se registraron antes de la crisis». La falta de crédito, dice, se debe más a la falta de demanda solvente que a las dificultades para acceder a financiación, lo que puede dar lugar a «un círculo vicioso» entre el débil flujo de crédito y «la floja actividad económica» que «debería evitarse».

 

Tags: , , , , ,