1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Las ferreterías españolas son las únicas de la UE cerradas 

Productos ferretería RD

Productos ofrecidos por comercios de bricolaje y ferretería considerados bienes ‘de primera necesidad’

Durante el confinamiento y en el inicio de la desescalada, según una comparativa de Foro Regulación Inteligente

El cierre de los negocios de este sector tiene un coste fiscal para las arcas del Estado de 128,8 millones de euros al mes

El sector del bricolaje, la ferretería, la construcción y las reformas, considerado la ‘farmacia del hogar’ ha permanecido cerrado en España durante el confinamiento y en el inicio de la desescalada.

Es un caso llamativo si se contrasta con la relativa normalidad con la que ha seguido operando en buena parte de los países del entorno.

Se trata de un sector que mantiene 8.000 tiendas y emplea a 150.000 personas entre distribuidores y proveedores, produce un nivel de negocio anual de en torno a 9.000 millones de euros de facturación y tiene un impacto inducido de 18.000 millones de euros, es decir, 27.000 millones de impacto directo e inducido en la economía española.

Por el contrario, el parón en la actividad económica del sector está generando un coste fiscal de 128,8 millones de euros mensuales teniendo en cuenta que el 18,37% de los trabajadores del sector se encuentra en situación de desempleo y que el 81,63% restante está afectado por un ERTE. Cada mes que estos establecimientos permanecen cerrados se pierden 2.250 millones de euros.

A esto hay que añadir el aporte fiscal que esos 150.000 trabajadores estarían generando si estuviesen trabajando: 150,5 millones de euros al mes. Es decir, que el coste para las arcas públicas cada mes que permanecen cerrados los negocios de bricolaje, ferretería, construcción y reformas es de 279,3 millones de euros.

En un contexto en el que las previsiones económicas son pésimas –la Comisión Europea avaló ayer los peores augurios sobre la caída del déficit y la subida del paro y la deuda pública españolas– el sector no entiende porqué no les dejan abrir.

Foro Regulación Inteligente, que ha analizado lo que ha ocurrido en 38 países europeos y miembros de la OCDE en la pandemia, considera que España es una anomalía en su entorno al mantener los establecimientos de bricolaje, ferretería, construcción y reformas cerrados. Máxime cuando los indicadores sanitarios son ya favorables a una ‘desescalada’ que permitiría al sector contribuir a la recuperación económica del país garantizando la salud de trabajadores y clientes.

Desde una perspectiva económica las ‘farmacias del hogar’ deberían ser ‘esenciales’, ya que venden productos y servicios de primera necesidad para garantizar la habitabilidad, seguridad, confortabilidad, higiene y adecuado mantenimiento de los hogares españoles. Por ello, además de facilitar de nuevo su venta, sus productos deberían quedar sujetos a descuentos fiscales (IVA, Sociedades…). Las peluquerías también quieren que se les aplique el IVA del 10%.

Y el plano social y de la seguridad las grandes tiendas de bricolaje, cuya apertura no está prevista hasta la fase 2, tienen la capacidad, dadas sus características, de atender de forma fiable y ordenada a sus clientes.

En plena crisis económica en la que, como se encarga de recordar el Foro, las previsiones son que España sufra una caída del PIB por encima del 10% para 2020 -el FMI lo eleva hasta el 14%- dejando en el aire a 7,2 millones de trabajadores –4 de ellos afectados por ERTEs-, lo que equivale a un 31% de la población activa, no se explica esta decisión del Gobierno PSOE-Unidas Podemos.

Tags: , , , , , ,