1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La “salud económica” española empeora

Euro

Las alertas sobre el futuro más inmediato se suceden

El crecimiento se modera en 2019 y sube el stress económico

El Centro de Predicción Económica (CEPREDE) prevé que el crecimiento del PIB en España en 2018 será del 2,6%.

Sin embargo, contempla una contención del avance a lo largo de 2019, situando la previsión actual de crecimiento para este periodo en el 2,3%.

Se retornaría en el próximo año a las tendencias de contención de la demanda interna, que se verían parcialmente compensadas con una mayor aportación relativa del sector exterior, evitando una desaceleración más acusada.

El crecimiento económico de este año será 0,6 puntos porcentuales más alto que el de la Eurozona que, según indican los informes de los analistas de CEPREDE, experimentará un avance del 2%.

Así, de nuevo España cuenta con un diferencial positivo con la Eurozona en el conjunto nacional. Además, prácticamente la totalidad de las Comunidades Autónomas (excepto Castilla y León, que lo iguala, y Canarias, una décima inferior) muestran un crecimiento superior al europeo, siendo este en algunos casos cercano a un punto.

La Comunidad Valenciana, por su parte, avanzaría en 2018 ocho décimas más que la Eurozona, en torno al 2,9%. El grado de competitividad de la región se posiciona en los 93,2 puntos en 2018 (siendo 100 la referencia nacional). Su esfuerzo supone un incremento de casi cinco puntos en la última década.

La “salud económica” española ha registrado un ligero empeoramiento en 2018, tal y como se recoge en el indicador de perspectivas económicas CIPE elaborado por el Centro. El descenso es de 2 puntos respecto a 2017, situándose en 109,8 puntos. En 2019 el indicador continuará el descenso situándose en los 108,1 puntos.

Por lo que respecta a la creación de empleo, y teniendo en cuenta los últimos datos elaborados por los expertos, se prevé que durante el año 2018 se generen en torno a 481.000 empleos nuevos y 415.000 en 2018, acumulando casi 900.000 puestos de trabajo en dos años.

En este sentido, se estima que el año 2018 finalice con una tasa de paro del 15,3%. En 2019 esta tasa se situará por debajo del 14% tanto en el conjunto del año (13,9%) como a partir del segundo trimestre (13,6%), manteniéndose en cifras inferiores tanto en el tercer trimestre (13,1%) como en el cuarto (13,6%).

Por su parte, el indicador de incertidumbre nacional se situó en octubre en el segundo nivel más alto del año, con 64,6 puntos. Este fuerte incremento se debe principalmente a un aumento de la incertidumbre mediática y financiera, causados, entre otros factores, por el temor a una desaceleración mayor de lo esperada, acompañados de un incremento de la probabilidad de recesión a medio/largo plazo. Se prevé que la incertidumbre se sitúe en niveles inferiores en 2019.

CEPREDE ha elaborado un Indicador de Stress Económico (ISE) para anticipar situaciones preocupantes en la economía española que pueden acabar en una recesión. Actualmente, el indicador se sitúa en 30 puntos, siendo 60 la referencia que alertaría de un alto riesgo de recesión. Sin embargo, se presenta una tendencia al alza, cada vez más cerca de esta zona de alerta.

Para 2019 se prevén buenos crecimientos en los mercados de inversión (como la construcción y bienes de equipo TIC) y, en los servicios mixtos a empresas y particulares, con crecimientos que alcanzan el 5,1% en el caso de las Telecomunicaciones.

Para el próximo año se estiman avances del mercado de inversión sujetos a un enfriamiento de expectativas; un mercado empresarial apostando fuerte por mantener su competitividad, y una demanda de las familias que, desde la segunda mitad de 2018, ha estado presionada por incertidumbre política y social.

Los sectores más dinámicos en 2018 son telecomunicaciones (5,7%), los mercados de inversión (construcción, bienes de equipo y tecnologías; con 5,4% en media) y la fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones (4,5%).

Además, el Centro ofrece semestralmente una comparativa de la ‘tecno-economía’ española respecto a los líderes europeos y su ritmo de avance para la convergencia, considerando tanto la implementación de nuevas tecnologías como su uso por los agentes económicos y la interactuación efectiva.

En este sentido, España tendrá un avance del 3,2% para 2018 según el Indicador NE.EU. Desde un punto de vista dinámico, España está creciendo al 5,3% en esta materia, mientras que la media de los países de la Europa-15 se sitúa en el 3,7%.

Por lo tanto, España obtiene un diferencial de 1,5 puntos que, de mantenerse en el futuro, supondría la convergencia en el año 2024-2025. Desde un punto de vista comparativo, España alcanza los 90 puntos sobre la media Europa-15 (100).

Tags: , , , ,