1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La Comisión rebaja el crecimiento de España en 2019

EC

Pinche sobre la imagen para ver los cambios de las previsiones para la zona euro

Sitúa el Producto Interior Bruto español de 2019 en el 2,1%, una décima menos que la prevista en otoño

La Comisión Europea ha dado a conocer este jueves sus previsiones económicas de invierno. En conjunto no son buenas, aunque tampoco malas.

¿Por qué? Porque en un contexto de incertidumbre mundial la economía europea crecerá por séptimo año consecutivo este 2019 y las autoridades económicas prevén “expansión” en todos los Estados miembros.

La economía europea sigue beneficiándose de la mejora de las condiciones del mercado laboral, de unas condiciones de financiación favorables y de una política presupuestaria ligeramente expansionista.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente responsable del Euro y el Diálogo Social, ha traducido esto en “más empleo y prosperidad”. Sin embargo, las previsiones se han revisado a la baja, sobre todo en el caso de las mayores economías de la zona del euro.

Las tensiones comerciales y la ralentización de los mercados emergentes, especialmente en China, junto a “la sostenibilidad de la deuda” unida a la perspectiva de un Brexit “perturbador” obligan a “facilitar la inversión, redoblar los esfuerzos por llevar a cabo reformas estructurales y aplicar políticas presupuestarias prudentes”.

Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, ha limitado el crecimiento de la economía de la Unión al 1,5% en 2019 “después de alcanzar su punto máximo en 2017”.

La ralentización que este ejercicio va a afectar a toda la Unión “será más pronunciada de lo previsto en otoño, especialmente en la zona del euro”.

Se prevé que el PIB de la zona euro crezca un 1,3% en 2019 y un 1,6% en 2020 (algo menos que lo previsto en otoño: 1,9% en 2019; 1,7% en 2020). La previsión de crecimiento del PIB de la UE también se ha revisado a la baja, al 1,5% en 2019 y al 1,7% en 2020 (las previsiones de otoño marcaban un 1,9% en 2019 y un 1,8% en 2020).

Entre los Estados miembros más grandes, las revisiones a la baja del crecimiento en 2019 son considerables en el caso de Alemania, Italia y los Países Bajos. Muchos Estados miembros siguen beneficiándose de una fuerte demanda interna y de los fondos europeos.

Moscovici ha mencionado que entre las economías más grandes de la UE espera que el crecimiento del PIB en 2019 y 2020 sea igual o superior al promedio de la UE en Polonia, España y los Países Bajos.

En España, aunque crecerá por encima de la media de la UE lo hará de forma menos marcada que en los años anteriores. Con un 2,1% en 2019 y un 1,9% en 2020, la expansión económica también se moderaría en comparación con el año pasado, cuando fue (2,5%). La desaceleración del consumo privado de los hogares, que están alcanzado tasas de ahorro récord, frenará la expansión del PIB.

Como todo el mundo sabe si el ahorro aumenta es porque el futuro es incierto. En España la incertidumbre ha alcanzado en enero la segunda cifra más alta en dos años (75,9 puntos). Según el Centro de Predicción Económica, tal es el “respeto” que los españoles tienen a la situación política actual que la incertidumbre global ha aumentado 8 puntos desde diciembre. A nivel interanual este incremento ha sido de 45,6 puntos, respecto a los 30,3 puntos del mes de enero anterior.

Respecto al empleo, la Comisión pronostica que “la creación de empleos se reducirá, también debido al efecto amortiguador esperado del aumento en el salario mínimo”. Son demasiados avisos que le han llegado sobre este asunto al Gobierno de Pedro Sánchez. El último que ha cifrado el número de puestos de trabajo que se destruirán por subir el SMI un 22% ha sido el BBVA Research. Pero no ha sido el único.

Fuera de España, Alemania soportará una desaceleración notable, lo que no es una sorpresa porque las propias autoridades germanas lo ajustaron, de 1,5% el año pasado a 1,1% este año. El debilitamiento del crecimiento de las exportaciones y el decepcionante crecimiento del consumo privado, a pesar de la boyante situación del empleo, lastran el PIB alemán.

La caída de las ventas de automóviles fueron un factor determinante en la desaceleración germana en la segunda mitad de 2018. Para enfrentarse a esa rebaja del crecimiento el gobierno de Angela Merkel ha establecido más días laborables. Quieren impulsar el crecimiento al 1,7% el próximo año, 2020, la misma tasa que el promedio de la UE.

En Francia, la Comisión espera un crecimiento del PIB del 1,3% este año y del 1,5% en 2020.

Otro asunto distinto es el de Italia, que lleva en recesión técnica desde la segunda mitad del año pasado. En Bruselas pronostican un crecimiento del 0,2% en 2019 y del 0,8% en 2020.

Grecia es otro de los miembros de la zona euro que crecerán por encima de la media. Concretamente lo hará el 2,2% en 2019 y el 2,3 en 2020. El consumo privado es potente pero eso no hace olvidar que, como país rescatado, su recuperación total sigue dependiendo en gran medida de la implementación continua de las reformas pactadas en el programa de rescate.

En el Reino Unido, a pesar de la mayor incertidumbre sobre la futura relación comercial con la UE, el crecimiento del PIB este año y el próximo será del 1,3%, ligeramente más alto que lo proyectado en otoño. Por supuesto, todo depende de cómo acabe el Brexit, si es que acaba y de qué forma.

Finalmente, el crecimiento en algunas economías más pequeñas de Europa Central y Oriental se mantendrá particularmente fuerte, ya que se benefician de una demanda interna robusta impulsada por el crecimiento dinámico de los salarios y el impacto de los fondos de la UE.

Todo esto son previsiones. Las próximas vendrán en la primavera de 2019, en mayo de 2019.

Tags: , , , , ,