1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

España está ante una amenaza real de estanflación

Nadia Calviño

¿Evitará la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que España entre en estanflación? (Foto: Moncloa)

El Consejo General de Economistas rebaja su previsión de crecimiento para 2022 hasta el 3,7% ó 3,9%

El grado de incertidumbre actual, agravado con la invasión de Ucrania, ha generado un incremento de los precios que hace que el crecimiento se ralentice

La inflación es persistente con cierto componente estructural y no sólo coyuntural como se preveía en un principio

El Banco Central Europeo no descarta subidas de interés antes de fin de año para combatir la inflación y anuncia el adelanto de la retirada de los estímulos con objeto de enfriar el mercado y que la inflación disminuya

La política monetaria anunciada por el BCE incrementará el coste de las nuevas emisiones de deuda y previsiblemente elevará la prima de riesgo

‘En la actual situación, con una alta tasa de inflación y un crecimiento reducido, con un estancamiento si no incremento del paro, se podría decir que España está ante una amenaza real de estanflación’. Así de clara tiene el Consejo General de Economistas la situación de la economía española.

La estanflación surge cuando la economía de un país se encuentra estancada, es decir, no crece y a la vez se encarece el costo de vida, motivado por una elevada inflación. Esta combinación provoca el empobrecimiento de la población.

Tras constatar que la tasa interanual del IPC adelantada ayer por el INE se ha situado en el 9,8%, (la cifra más alta desde 1985) y que la tasa mensual respecto al mes de febrero es del 3%, los expertos destacan el hecho de que la inflación subyacente también haya aumentado cuatro décimas, hasta el 3,4%.

En este punto el último Observatorio Financiero del Consejo desmonta una de las excusas esgrimidas por el presidente del Gobierno ante los malos datos económicos de España. Ayer Pedro Sánchez achacó gran parte del pésimo comportamiento de la inflación a la invasión militar de Ucrania. Dijo Sánchez que se debe en un 73% a esta circunstancia. Es cierto, dicen los economistas, que esto tiene un efecto significativo; pero no lo es menos, puntualizan, que la tendencia creciente de los precios ya viene observándose desde hace 9 meses, lo que les hace considerar que se trata de inflación persistente con un gran componente estructural y no coyuntural.

Al tiempo prevén una bajada del consumo influido por la pérdida de poder adquisitivo a causa de la elevada inflación, la presión fiscal y por la contención salarial obligada. Temiendo que se produzca una inflación de segunda ronda, aún más temible, por la espiral salarios-precios, esperan que el crecimiento del PIB se ralentice dado el peso que tiene la demanda interna y que esto afecte a las cifras de empleo.

No olvidan los economistas la complicada situación de determinados sectores -transporte, pesquero, agricultura…- muy afectados por el incremento del precio de la energía y los combustibles. Estos mimbres, dicen, dibujan un panorama complejo y marcado por la incertidumbre.

Como aspecto positivo, parece que en España habrá sun buen comportamiento del turismo, tanto en Semana Santa como en verano, al considerarse un destino más seguro que otras zonas del Mediterráneo.

Con todas estas variables el Consejo General de Economistas se plantea una nueva reducción de las previsiones del Producto Interior Bruto (PIB) español. ‘Las circunstancias ahora han empeorado, por cuanto el conflicto se mantiene, se han paralizado relaciones comerciales con Rusia y, sobre todo, se han encarecido aún más la energía y los carburantes además de otras materias primas que están afectando directamente a la cesta de la compra, de ahí también el incremento de la inflación subyacente. Es por ello, que recortamos el crecimiento estimado en 1,5 puntos, por lo que situaríamos el incremento del PIB en 2022 en torno al 3,7% ó 3,9%’, es decir, 1,5 puntos menos que antes.

Y ojo a lo que sigue. ‘Las medidas coyunturales que está adoptando el Gobierno para paliar los efectos del incremento de la energía y los carburantes, entre las que no se encuentran la esperada bajada de determinados impuestos indirectos, con ayudas directas a determinados sectores, o la limitación del precio de la electricidad, entre otras, harán que el déficit público se incremente y también la deuda pública, dado que el déficit de tarifa habrá que pagarlo antes o después’…

Tags: , , , ,