1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El crecimiento español se frenará sin más reformas

BdE

Hay que seguir trabajando y mejorando…

Lo advierte el Banco de España en su informe anual

La situación económica ha cambiado a mejor en España pero hace falta continuar con las reformas para no sucumbir a las vulnerabilidades.

Es lo que advierte el Banco de España (BdE) en su informe anual publicado ayer, en el que reclama reformas en diferentes ámbitos para mantener el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) y critica que «las iniciativas para resolver los problemas estructurales de la economía son escasas».

En el que es el último informe anual bajo el mandato de Luis María Linde, el supervisor señala la elevada deuda pública, la «mejorable» calidad del empleo, la baja productividad y las pensiones como algunos de los desequilibrios que arrastra la economía española.

El Banco de España constata que «las ganancias de competitividad frente a la zona euro han recaído más en el ajuste de los salarios que en los márgenes empresariales» y advierte de la «falta de competencia en algunos sectores». Asimismo insiste en que el paro «continúa siendo muy elevado» y en que el empleo que se crea es de «elevada temporalidad», una alta «parcialidad no deseada» y una «reducida duración de los contratos».

El informe alerta acerca de los «limitados progresos» en la «reducción del elevado nivel de deuda pública», que «tiende a endurecer las condiciones de financiación y a restar margen a la política presupuestaria para contrarrestar perturbaciones adversas».

Sobre las pensiones, el BdE reclama un «mecanismo de ajuste automático» que garantice la sostenibilidad del sistema y reforzar la relación entre contribuciones de los trabajadores y prestaciones que reciben, así como políticas de natalidad, de conciliación y migratorias que contrarresten el envejecimiento de la población.

En cuanto al sistema fiscal, el informe aconseja cambios que promuevan incrementos en la recaudación del IVA y los impuestos especiales y la revisión de deducciones, reducciones y exenciones. Asimismo apuesta por un nuevo sistema de financiación autonómica que «garantice un reparto transparente».

Por otro lado, para el Banco de España la situación en Cataluña sigue siendo «uno de los principales elementos de riesgo doméstico para la evolución futura de la economía española en su conjunto» y confirma que la región se ha «desacelerado en mayor medida que el resto de las comunidades autónomas de mayor tamaño».

En este contexto, el Banco de España aconseja proseguir con el proceso de consolidación fiscal, cumpliendo los objetivos fiscales de acuerdo con el Pacto de Estabilidad y acometiendo la reforma del sistema de financiación autonómica.

Para combatir el envejecimiento de la población, el organismo recomienda aplicar políticas que garanticen la sostenibilidad del sistema de pensiones; aumentar la participación laboral y del empleo y mejorar la productividad; y una política migratoria que se complemente con el fomento de la natalidad.

Respecto a la eficiencia del mercado de trabajo, el Banco señala como remedios la reducción de la temporalidad, políticas de conciliación laboral y mecanismos de determinación salarial más orientados a las condiciones específicas de empresas y sectores.

Para mejorar la productividad, inversión en capital humano y fomento de la innovación. También aplicar la Ley de Unidad de Mercado y revisar los umbrales regulatorios que penalizan el crecimiento de las empresas.

Y en el ámbito europeo es necesario completar la unión bancaria definiendo el proceso de resolución bancaria y garantizando un sistema de garantía de depósitos comunitario y desarrollando emisiones conjuntas o titulizaciones de deuda soberana. Además, el Banco de España advierte que en política fiscal es necesario crear instrumentos supranacionales para afrontar perturbaciones adversas y reformar la gobernanza y las reglas fiscales.

Tags: , , , ,