1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El BCE ve preocupante el abultado y creciente déficit español

BCE

El presidente del BCE, Mario Draghi, se dirige a una rueda de prensa reciente (Foto: BCE)

Y alerta de que aquellos países con deuda excesiva deberían pensar en afrontar el envejecimiento de la población con reformas adicionales si no constituyen colchones fiscales, mientras evitan revertir las reformas

«Resulta preocupante que el menor grado de cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) se observe en los países más vulnerables a perturbaciones. De hecho, las proyecciones de la Comisión Europea apuntan a que, en 2018, la mayoría de los países que no han alcanzado aún situaciones presupuestarias saneadas incumplieron los compromisos adquiridos en el marco del PEC. Aunque se prevé que España, el único país sujeto a un procedimiento de déficit excesivo (PDE) en 2018, cumpla el plazo de corrección establecido en el PDE (2018), este logro oculta un déficit estructural abultado y creciente, contrariamente a la mejora recomendada». España cerró el ejercicio 2018 con un déficit del 2,63% del PIB.

Así se despacha el Banco Central Europeo en su Informe Anual de 2018, en el que también señala que de los siete países de la zona del euro que según la Comisión corren el riesgo de haberse desviado de las exigencias del componente preventivo del PEC en 2018, cuatro -Bélgica, Francia, Italia y Portugal- tienen una ratio de deuda superior al 90 % del PIB.

«Por otra parte -continúa el «repaso» del BCE-, en la evaluación de la Comisión Europea se indica que solo diez países tienen previsto cumplir con el PEC atendiendo a los proyectos de planes presupuestarios para 2019, y resulta especialmente preocupante que la mayoría de los países que tienen ratios de deuda elevadas no se encuentren en este grupo».

El organismo dirigido por Mario Draghi también se ocupa de las futuras presiones sobre el gasto asociado al envejecimiento. En este sentido, alerta de que, «de cara al futuro, los países que ya presentan niveles de deuda pública elevados –España soporta actualmente una ratio deuda/PIB del 97,10%– han de protegerse frente a los próximos desafíos demográficos».

Y en este punto, recomienda que «para contener las posibles presiones sobre el gasto procedentes de los sistemas de seguridad social, los países deberían acometer reformas adicionales en caso de que no constituyan colchones fiscales, mientras que se deberían evitar reversiones en las reformas».

Como medidas, que pueden variar de unos países a otros, «es posible que algunos países sean partidarios de potenciar los sistemas privados de pensiones por encima de los niveles actuales y otros inclinarse por vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida manteniendo la ratio de prestaciones por pensiones del sistema. Otros, sin embargo, podrían optar por elevar los tipos de cotización, aunque esto podría imponer una elevada carga a las generaciones más jóvenes».

Estas opciones, que no son excluyentes entre sí y pueden combinarse, deben ser analizadas teniendo en cuenta «sus posibles implicaciones para la oferta de trabajo y el funcionamiento de la economía, ya que para alcanzar un mayor bienestar social es esencial aumentar los niveles de crecimiento potencial».

Por ello, el BCE considera ideal que las reformas de los sistemas de pensiones se complementen con reformas del mercado laboral que promuevan, en particular, la participación de los trabajadores de más edad. O sea, alargar la edad de jubilación.

Y para terminar, plantea un reto a los responsables de la política fiscal: «que eviten generar incertidumbre en relación con el riesgo de que se produzca una reversión de las reformas que menoscabe la sostenibilidad de las finanzas públicas».

Observatorio de Economistas

Previsiones para España del Observatorio del Consejo General de Economistas

A las preocupaciones del BCE se ha sumado este mañana el Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas, que siguen viendo riesgos en el control del déficit público. Ya adelantaron que se situaría en el 2,5% este año, algo que avala el Banco de España.

Sobre las pensiones, dicen los economistas del Observatorio que «con el actual sistema y la indexación prevista, se van a convertir en un tema preocupante que habría que abordar de manera urgente». Entienden que «la disminución del superávit por cuenta corriente motivado por el peor comportamiento de las exportaciones y el previsible aumento de las importaciones, nos hace más vulnerables ante riesgos externos».

Y todo esto sucede cuando «entramos en un segundo trimestre lleno de incertidumbres externas: EEUU empieza a resentirse pasados los efectos iniciales de la política fiscal de Trump; China crece a la mitad de lo que solía hacerlo; la amenaza e incertidumbre del Brexit se acrecienta conforme pasa el tiempo; Alemania, Italia, incluso Francia, sufren una desaceleración que lastra el crecimiento europeo y los posibles vientos favorables de cola que pudiesen venir de esa dirección (no olvidan que la expansión económica de la zona del euro fue desacelerándose desde el 2,5 % en 2017 hasta el 1,8 % en 2018). También hay incertidumbres internas: un trimestre donde coinciden elecciones generales, autonómicas, europeas y municipales y donde, además, las políticas que viene anunciando el Ejecutivo tienen un marcado carácter pro cíclico que no parece muy aconsejable cuando los síntomas de desaceleración son tan evidentes».

Tags: , , , , , ,