1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El Banco de España revisa dos décimas al alza el PIB de 2019

Proyecciones economía España Junio 2019

Proyección de las principales macromagnitudes de la economía española (BdE)

La economía española mantiene una buena posición competitiva que favorecerá la recuperación gradual de las exportaciones en los próximos trimestres

«Se espera que, tras crecer un el 2,6% en 2018, el Producto Interior Bruto (PIB) se sitúe en el 2,4% en 2019, el 1,9% en 2020 y el 1,7% en 2021. Frente a las proyecciones de marzo, las previsiones de crecimiento del PIB se revisan al alza en dos décimas para el conjunto de 2019, en línea con los datos de actividad más recientes, que revelan una fortaleza de la actividad en el primer semestre del año mayor de la que se anticipaba hace tres meses. Tanto para la segunda mitad de este año como para los dos siguientes, la senda de crecimiento del PIB se mantiene inalterada, como resultado, por un lado, de que el menor vigor proyectado de los mercados de exportación es ahora algo menos favorable para el dinamismo del producto; y por otro, se anticipan costes de financiación algo más reducidos, en consonancia con el menor nivel esperado de los tipos de interés de acuerdo con los precios negociados en los mercados financieros».

Así describe el Banco de España la evolución de la economía española en sus últimas proyecciones macroeconómicas 2019-2021.

Como se ha indicado, el crecimiento del PIB español seguirá sujetándose en la demanda nacional, aunque su aportación positiva se moderará a lo largo de los dos próximos años. Esto, porque los hogares incrementarán moderadamente su tasa de ahorro, actualmente en mínimos históricos, lo que se traducirá en una cierta desaceleración del consumo privado. Al mismo tiempo, la demanda externa contribuirá poco (entorno a cero) al avance del PIB.

Por lo que respecta al empleo, los analistas del Banco prevén una moderación progresiva de los elevados ritmos de crecimiento observados en los últimos años, en consonancia con la desaceleración económica esperada. En cualquier caso, «la creación de puestos de trabajo permitirá que, a pesar del aumento de la población activa, la tasa de paro disminuya hasta el 12% a finales de 2021».

Paralelamente, la ampliación gradual de la brecha de producción y los mayores repuntes salariales proyectados conllevarán mayores presiones al alza sobre los precios. Como resultado, la inflación se situará en el 1,2%, 1,5% y 1,7%, respectivamente, en 2019, 2020 y 2021.

Los riesgos son fundamentalmente externos, destacando, especialmente la posible adopción de más medidas proteccionistas a nivel global y la incertidumbre relativa al proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En clave nacional y como el resto de españoles, los expertos de la institución gobernada por Pablo Hernández de Cos no saben qué políticas económicas implantará el nuevo gobierno de Pedro Sánchez si logra su investidura.

En todo caso, las proyecciones apuntan a una prolongación del actual período expansivo en el corto y medio plazo favorecida por una posición competitiva favorable y una recuperación gradual en los próximos trimestres de las exportaciones. Sumando, por supuesto, el mantenimiento de una orientación acomodaticia de la política monetaria como la anunciada ayer por Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.

Tags: , , , ,