1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Comienza el registro obligatorio de la jornada laboral en España

Magdalena Valerio

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros del 8 de marzo (Foto: JM Cuadrado)

Trabajo edita una guía práctica para que las empresas controlen cuando entran sus empleados a trabajar y cuando salen

El control diario de la jornada laboral es de obligado cumplimiento para todas las empresas, sin excpeción

Este domingo, 12 de mayo, entra en vigor en España la obligación de las empresas de garantizar el registro diario de la jornada laboral de sus trabajadores.

Así, todas las empresas sin excepción del territorio español tendrán que registrar la hora a la que comienzan a trabajar sus empleados y cuándo se van a casa.

La finalidad de la medida, aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 8 de marzo y publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 12 de marzo, es contribuir a terminar con la precariedad laboral, los bajos salarios, la pobreza y los abusos en la jornada laboral. En  ningún caso, dice la norma, se busca empoderar al empleador frente al trabajador.

Puede leer aquí el Real Decreto Ley 8/2019, de 8 de marzo, sobre medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, que también incluye la recuperación de la edad de 52 años para el subsidio por desempleo, el incremento de la cuantía de las prestaciones familiares y de la pensión mínima de Incapacidad Permanente Total para quienes tienen menos de 60 años.

La obligación de las empresas es tener un registro actualizado del horario de todos los empleados; ese registro debe indicar diariamente la hora de entrada y salida de cada empleado; tendrá que guardarse durante cuatro años y estar disponible para los empleados y los sindicatos.

Incumplir la norma ocasionará sanciones que pueden oscilar entre los 60 y los 187.515 euros. La falta leve (de 60 a 625 euros se impondrá si se falta a la información de las condiciones laborales más importantes. La falta será grave (de 625 a 6.250 euros), si se detectan irregularidades en el registro de las horas; y será muy grave (de 6.250 a 187.515 euros), si las irregularidades acumulan grandes diferencias.

La Unión General de Trabajadores (UGT) valora la entrada en vigor del registro de jornada «como un instrumento imprescindible para luchar contra los fraudes que se dan en la jornada y que suponen graves perjuicios para la salud de los trabajadores, para su economía, para la Seguridad Social y la sociedad en general».

Las empresas han tenido dos meses para adoptar un mecanismo de registro ni manipulable ni modificable a posteriori, que, según el Ministerio de Trabajo, permitirá, por una parte, salvaguardar el derecho de los trabajadores a tener una jornada previsible y a una retribución proporcional y, por otra, que las empresas controlen la productividad y el absentismo.

De esta forma, a partir de hoy todos los centros de trabajo deberán poner a disposición de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), de los representantes legales de los trabajadores y de los propios trabajadores el sistema de registro. Aunque la ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, ha afirmado que será «blanda» al principio, el registro deberá cumplirse adecuadamente. Para ayudar a las empresas a cumplir la ley Trabajo edita una guía práctica sobre el control de jornada.

El modelo de registro deberá ofrecer fiabilidad para evitar fraudes, abusos o simples incorrecciones. El sistema deberá acreditar la hora de comienzo y finalización de la jornada de los trabajadores, aunque en el caso de las pausas y los descansos será necesario dejar constancia de su existencia para considerar que no todo lo que hay entre inicio y finalización corresponde automáticamente a tiempo de trabajo efectivo.

UGT espera que esta nueva obligación empresarial beneficie a todos en general -empresas y empleados- pero sobre todo a los trabajadores poco cualificados con salarios muy bajos, que son los más perjudicados por no cotizar todas las horas trabajadas. La última Encuesta de Población Activa (EPA) descubrió que más de un 26% de las horas extraordinarias no pagadas se realizaron en comercio (15,2% del total) y hostelería (10,9% del total), sectores caracterizados muchas veces por los bajos salarios y la precariedad laboral.

Los datos oficiales desvelan también que durante 2018, un 35% de las denuncias por incumplimientos empresariales en materia de relaciones laborales recibidas por la ITSS se referían al tiempo de trabajo.

En este sentido, es de destacar -EPA del cuarto trimestre de 2018-, que en España se hacen cada semana entre 5,7 y 6,4 millones de horas extraordinarias de las que 2,6 millones no se pagan. Y más del 50% de los asalariados encuestados declararon tener jornadas semanales superiores a las 40 horas y un gran volumen de trabajadores a tiempo parcial indicó que la jornada de trabajo efectiva no se correspondía con la declarada.

Tags: , , , , ,