1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Bruselas rebaja las expectativas de crecimiento de España

Previsiones Otoño Bruselas (ESP)

Principales claves del pronóstico de España

También alerta en sus previsiones de otoño sobre las consecuencias de la subida del salario mínimo

La Comisión Europea (CE) ha rebajado la previsión de crecimiento para España hasta el 2,6% en 2018 y el 2,2% en 2019.

En ambos casos la bajada es de 0,2 puntos porcentuales respecto de los pronósticos de verano. Para 2020 estima que el PIB alcanzará sólo el 2%.

Además, ha elevado la proyección de déficit público para ambos ejercicios, hasta el 2,7% y el 2,1% del PIB, respectivamente.

En sus previsiones de otoño, Bruselas señala además que hay «incertidumbre» sobre ciertos aspectos del borrador de Presupuestos de 2019, en particular sobre el impacto de las nuevas medidas tributarias y la subida del salario mínimo, que podría impedir la creación de 70.000 puestos de trabajo.

«De acuerdo con las cuentas nacionales revisadas, el crecimiento del PIB real se situó en el 0,6% intertrimestral tanto en el primer trimestre como en el segundo, un poco más bajo de lo previsto. Junto con una revisión a la baja de las estimaciones de crecimiento para 2017, esto implica un menor impulso de crecimiento para 2018 en su conjunto», explican.

«Se espera que el crecimiento siga siendo robusto pero que se desacelere conforme los hogares restrinjan el consumo para aumentar sus ahorros», señalan las autoridades económicas, que añaden que la economía española «ha empezado a mostrar signos de una leve desaceleración en la primera mitad del año» en su quinto año de expansión.

«Se espera que el crecimiento del consumo privado se desacelere aún más, al 2,2% en 2019 (también 0,2 puntos porcentuales más bajo que en el pronóstico interino del verano) y al 2,0% en 2020. Como resultado, se proyecta que la tasa de ahorro, que se espera alcance un mínimo histórico en 2018, se recupere en 2019 y aumente ligeramente en 2020.

La previsión de Bruselas, en lo que al déficit público se refiere, apunta a que en 2019 la reducción estará apoyada en el crecimiento y el impacto de las medidas incluidas en el borrador de Presupuestos, aunque, según sus cálculos, se quedaría tres décimas por encima de la meta del Gobierno, en el 2,1% del PIB frente al 1,8%.

«Después de disminuir en 1,4 puntos porcentuales al 3,1% del PIB en 2017, se espera que el déficit de las administraciones públicas disminuya y alcance el 2,7% del PIB en 2018, gracias a un crecimiento económico aún sólido. El ritmo algo más lento de la reducción del déficit se debe a la mayor revalorización de las pensiones, el aumento salarial de los empleados públicos y, en menor medida, el recorte de impuestos para las personas de bajos ingresos, medidas todas incluidas en los Presupuestos de 2018».

En cuanto a la recaudación que se logrará con los nuevos impuestos, Bruselas cree que será del 0,1% del PIB mientras que el Gobierno lo cifra en un 0,4%, según explicó el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, que indicó que esto se debe a una «evaluación más cautelosa» de la recaudación prevista por las nuevas tasas a las transacciones financieras y a los servicios digitales y las medidas de lucha contra el fraude.

«En particular, existe incertidumbre con respecto al rendimiento de algunas de las nuevas medidas fiscales, así como el impacto fiscal del aumento previsto del salario mínimo. Además, algunas de las medidas de gasto planificadas pueden no ejecutarse en su totalidad. Con respecto a los riesgos a la baja, los pagos de compensación después de la decisión del Supremo de febrero de 2018 de declarar nula la concesión de agua Ter-Llobregat (ATLL) en Cataluña pueden aumentar la previsión de déficit».

La Comisión estima que la subida del salario mínimo a 900 euros hará que se creen entre 70.000 y 80.000 empleos menos en 2019 y 2020, pero que tendrá un impacto positivo del 0,35% sobre la masa salarial. Así prevé que se ralentice la creación de empleo pero que el paro siga bajando al 15,6% este año y el 14,4% en 2019.

«Se espera que el crecimiento del empleo se ralentice como consecuencia de la desaceleración de la demanda final, así como el efecto amortiguador del aumento previsto en el salario mínimo. Aún así, se prevé que el desempleo continúe cayendo, hasta el 13,4% en 2020, su nivel más bajo desde 2008».

Por lo que respecta a la deuda, se reducirá al 96,9% del PIB este año, al 96,2% en 2019 y al 95,4% en 2020, «como resultado del fuerte crecimiento nominal del PIB y la reducción del déficit presupuestario».

«Se espera que el déficit estructural de España se deteriore en alrededor del 1,4% del PIB en 2018 para alcanzar aproximadamente el 3% del PIB, antes de estabilizarse en ese nivel durante el período 2019-2020».

La ministra de Economía, Nadia Calviño, afirmó que las previsiones de otoño de Bruselas están «bastante alineadas» con las del Gobierno y confirman que España seguirá creciendo a «buen ritmo». Respecto a la revisión al alza del déficit público, señaló que las diferencias pueden responder a la metodología utilizada y sobre todo a que a la Comisión aún le falta por valorar la revisión definitiva del proyecto de Presupuestos.

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, subrayó que la Comisión le ha dado la razón en sus críticas al borrador de Presupuestos porque a Bruselas «no le cuadran las cuentas» que propone el Gobierno socialista. De igual modo, el portavoz de Economía de Ciudadanos, Toni Roldán, dijo que coincide con la Comisión Europea y afirmó que los Presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez «están inflados» y «no cuadran», y que son un «riesgo» para la economía española.

Tags: , , , , , , ,