1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Remontada de La Roja con tangana incluida

uefa.com

El partido de la selección española frente a Chile dejó varias conclusiones. La defensa sin jugadores como Piqué o Puyol no es la misma, los amistosos se afrontan de otra manera (toco remontar) y que la reconciliación entre los jugadores del combinado español ya se ha producido o está cerca. Al final, victoria de los de Del Bosque gracias a un ‘piscinazo’ de Álvaro Arbeloa.

Vicente Del Bosque experimentó con Javi Martínez y Raúl Albiol de centrales, dos jugadores lentos que sufrieron frente a la velocidad de los atacantes chilenos. Alexis Sánchez, Eduardo Vargas y Mauricio Isla llegaban sobre área española con una facilidad imperiosa. Todo esto se tradujo en goles, en concreto dos, aunque puedieron ser más, de una Chile que tiene potencial para hacer algo grande en futuras competiciones. Primero Isla se sacó una disparo espectacular para batir a Casilla y después Vargas, una de las promesas del fútbol chileno, se coló entre la zaga para aumentar la diferencia en el marcador. Las apuestas en partidos de selecciones varían si hablamos de amistoso o de partido oficial.

España saltó al terreno de juego lenta, fría, sin encontrar ese fútbol de toque que ha tantos éxitos la ha llevado. El balón no circulaba y prácticamente no llegaba a los hombres de arriba, David Villa y Álvaro Negredo. Aún así, España dispuso de varios córners que acabaron en nada.

La segunda parte fue bien distinta, consecuencia de la entrada de dos jugadores, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas. El primero sacó la batuta y se puso a dirigir el espectáculo (jugadores que puedan cambiar tanto el transcurso de un partido hay pocos), el segundo siguió demostrando que vive un momento dulce, posiblemente por la liberación que ha supuesto su fichaje por el FC Barcelona. Iniesta marcó el primero y dio la asistencia al de Arenys de Mar en el segundo.

El tercer tanto solo sirvió para calentar el partido y para darle una injusta victoria a la selección española. Arbeloa protagonizó uno de los ‘piscinazos’ de la temporada y Cesc Fábregas no falló desde los once metros. Fue entonces cuando los chilenos recurrieron a un juego duro que acabó en una tangana final que solo sirvió para la reconciliación de madridistas y barcelonistas. A pesar de no ser el mejor método para sellar la paz, puede que los últimos minutos del partido de ayer hayan fortalecido a La Roja.

Ahora España deberá preocuparse de su asequible partido frente a Liechtenstein, en donde una victoria podría convertirles en una de las apuestas para la Euro 2012, siempre pendientes de lo que haga hoy la República Checa, segunda de grupo.

Tags: , , , , , ,