1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La Liga española juega con 10 el partido de la fiscalidad

Zinédine Zidane

Zinédine Zidane ha vuelto al banquillo del Real Madrid (Foto: LaLiga)

A los clubes españoles les cuesta más fichar a un jugador que a los equipos extranjeros

En 2011/12 y 2012/13, el volumen de ingresos que movían los clubes en España era de en torno a los 2.000 millones de euros y la temporada de 2017/18 terminó con 4.400 millones

La Liga de fútbol española juega con desventaja en el ámbito fiscal.

Eso es al menos lo que sostiene Félix Plaza, socio de Garrigues, que ayer participó en una jornada sobre prácticas tributarias en las más importantes ligas europeas organizadas por la editorial jurídica Lefebvre.

Según Plaza, la Liga está tratando de forma errónea determinados temas fiscales porque las “malas prácticas del pasado han llevado a la Administración a cuestionarse de manera generalizada las aplicaciones de determinados incentivos fiscales en el fútbol”.

Por un lado, está el tema de los “impatriados”. En 2005 entró en vigor la llamada “Ley Beckham” con el objetivo de atraer a profesionales internacionales destacados como científicos o CEOs. Gracias a esa norma a trabajadores desplazados a territorio español que no hubiesen sido residentes en España en los últimos 10 ejercicios se les permitía tributar como no residentes. Es decir, no se les exigía una tributación mayor al 24%.

Esto coincidió con el fichaje de David Beckham por el Real Madrid pero pronto se empezó a aplicar de manera sistemática en el sector, lo que generó la capacidad en los clubes españoles de atraer más talento extranjero y de poder gastar más en fichajes.

Sin embargo, en 2014, tras descubrirse que Cristiano Ronaldo pagaba menos que un albañil, se excluyó a los deportistas de esa norma.

“Lo que nadie tuvo en cuenta -apuntó el socio del despacho de abogados- es que ese régimen fiscal especial hizo que la LaLiga fuese capaz de vender muchos más derechos audiovisuales y generar miles de millones fuera de España que sí tributan en España”. Por eso la cuestión “es cuánta capacidad de recaudación estamos perdiendo con la eliminación de este régimen” expuso el socio de Garrigues.

Lo peor es que mientras en España se eliminaba este régimen fiscal otros países comenzaron a instaurarlo, lo que generó mucha más desigualdad entre LaLiga y sus competidores en cuanto a regímenes fiscales.

En Francia, por ejemplo, para los extranjeros, el 30% de su salario total está exento de tributación durante ocho ejercicios. En Italia, desde 2017, las personas que trasladen su residencia fiscal allí pueden dejar fuera de su declaración de la renta cualquier bien o patrimonio que esté en el extranjero y, por las ganancias que su Hacienda entienda que son fruto de trabajos fuera del país, solamente tienen que pagar una contribución única de 100.000 euros anuales.

“Si ponemos como ejemplo a Cristiano Ronaldo, está muy claro -aseveró Plaza- que los beneficios de todas las actividades que realiza fuera de Italia, todo lo que no está relacionado con su desempeño partido a partido en la Juventus de Turín, le cuesta solo esos 100.000 euros”.

Otra de las cuestiones en las que “falla” la Liga es en la de los Agentes. “Antes eran personas que contrataban los deportistas. Ahora también son los clubes de fútbol los que contratan y pagan a los agentes” explicó Plaza, que añadió que “debido a esto, la Administración fiscal ha entendido que cuando el agente que contrata un club es agente de un jugador al mismo tiempo, el pago que hace el Club al agente se debe catalogar como un rendimiento del trabajo del jugador; y ha levantado unas actas muy cuantiosas como consecuencia de estos pagos realizados a los agentes”. El experto jurídico resaltó que “todo esto ha afectado no sólo al IRPF de los jugadores, sino a las retenciones de los clubes y al IVA de las facturas, porque se considera que es no deducible”.

Sin embargo, en otros países como Reino Unido son más pragmáticos y han llegado a un acuerdo del 50/50. “Aunque no está escrito en ningún sitio, está implícito y todo el mundo respeta ese porcentaje” afirmó Plaza. En Italia, por otro lado, están tramitando una norma para que los clubes de fútbol se puedan deducir el 100% de la remuneración del agente y no haya nada que imputar al jugador. Mientras se aprueba la norma, actúan de la misma manera que en el Reino Unido. En Francia y en Portugal pasa más o menos lo mismo. “Medidas todas ellas que, una vez más, coloca a la liga española en una situación de desventaja competitiva enorme”, según el socio de Garrigues.

Para finalizar la sesión, Félix Plaza habló de los derechos de traspaso. “Para que un jugador que está jugando en una liga pueda ser traspasado, es decir, inscrito en otra, primero debe darse de baja en la liga anterior. Esto obliga al club comprador a pagar unos derechos de traspaso al club vigente del jugador”.

En el caso de nuestro país, de acuerdo con la interpretación de la normativa fiscal, este pago está sujeto a tributación en España. La Administración española entiende que aquí se produce una plusvalía que, aunque la tiene el club extranjero, debe ser gravada en España. “¿Resultado? A los clubes españoles les cuesta más fichar a un jugador que a los clubes extranjeros fichar a ese mismo jugador”, afirmó Plaza, quien antes de terminar, añadió que “se está planteando un presupuesto que recoge el incremento de los tipos marginales, que suponen un impacto de otros 80 millones de euros más de carga fiscal para los clubes españoles”.

Por su parte, Javier Gómez Molina, director general corporativo de LaLiga, recordó que cuando Javier Tebas accedió a la presidencia de LaLiga en 2013, se encontraron con una deuda que ascendía a unos 700 millones de euros y que la mitad del sector estaba en concurso de acreedores.

Sin embargo, se produjo una transformación debido a dos hitos: por una parte, la implantación de un control económico distinto al que se venía aplicando en otras ligas, en el que se establece cuál es el gasto limite de plantilla que se puede tener, y a partir de ahí, se establece el gasto máximo que cada club puede consumir.

Gómez Molina aseguró que este control ha hecho que se pase del incumplimiento permanente de obligaciones al cumplimiento total de ellas. “Hemos conseguido reducir una deuda con la Agencia Tributaria de en torno a unos 700 millones de euros, hasta unos 70 millones en junio de este 2019”.

El segundo hito fue la aprobación del proyecto de ley de 2015, que dio a LaLiga la responsabilidad de comercializar de manera conjunta todos los derechos de televisión de los clubes de primera y segunda división. “Gracias a esto, en los años 2011/12 y 2012/13 el volumen de ingresos que movían los clubes era de en torno a los 2.000 millones de euros, mientras que la temporada de 2017/18 ha terminado con 4.400 millones” sostuvo Gómez, que aseveró, además, “que pasamos de representar en 2013 el 0,76% del PIB, a representar cinco años después el 1,37%, casi el doble”. Lo confirma un reciente estudio de PwC que demuestra que el fútbol profesional genera 185.000 empleos en España.

A pesar de ello, al igual que opina Plaza, el directivo de la Liga que que todavía es necesaria una mayor eficiencia, ya que el tratamiento fiscal de otras ligas, como la italiana, la francesa o la Premier League, les hace gozar de ventajas que no tiene la española.

Piden quitar puntos o el descenso para aquellos equipos que defrauden

Tags: , , , , , ,