1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

España, finalista de la Eurocopa tras eliminar a Portugal en los penaltis

España celebra el pase a la final

El equipo español celebra su pase a la final (uefa.com)

España se convierte en la primera finalista de la Eurocopa. La Roja eliminó a la Portugal de Cristiano en la tanda de penaltis. El partido fue una batalla campal en el centro del campo, un mal partido de los dos equipos. Las ocasiones fueron contadas y el ritmo del encuentro fue bastante lento.

El partido no pasará a la historia del fútbol como obra maestra, fue una lucha barriobajera en el centro del campo en la que España aportaba elegancia, toque y  circulación de balón mientras que Portugal ponía el juego físico. Corrían y corrían tras el balón demostrando una entereza física impresionante. Portugal repitió por quinta vez consecutiva la misma alineación. Su estrella, Cristiano Ronaldo, hizo un partido aceptable. Puede que, al haber hecho una buena competición, consiga su preciado balón del oro.

España introdujo novedades en el once. El delantero centro fue Negredo. El experimento de Del Bosque salió bastante mal. El hecho de que se jugara en el centro del campo impidió a Negredo recibir balones claros en el área. También es de destacar el trabajo realizado por Pepe en la defensa Portuguesa. El jugador del Real Madrid ha dado una lección partido tras partido de cómo defender.

Con el partido bronco se llegó al descanso 0-0. Del Bosque movió el banquillo y dio entraba Cesc por Negredo. España volvió al falso nueve para tener más toque. El problema fue que el balón nunca circulaba bien debido a la presión portuguesa y a la falta de forma de Xavi. Salió Silva dejando sitio a Navas para ensanchar más el campo y buscar la velocidad del sevillano. Portugal sólo esperaba una contra para sentenciar el partido. 0-0 y prórroga.

En los 30 minutos extra se vio otro partido. Portugal se vino abajo físicamente y España comenzó a mover el balón con otro aire, empezando percutir por las bandas. El tercer cambio de España fue una sorpresa. Xavi, con una larga temporada a sus espaldas, dejó su sitio a un eléctrico Pedro, un revulsivo en la banda derecha. Fue una injusticia que se llegara a los penaltis, pero la suerte estaba en manos de los porteros.

Arrancó lanzando España. Rui Patricio despejó el tiro de Xabi Alonso, un valor «seguro». Iker sacó el disparo de Moutinho. Luego, no fallaron ni Iniesta ni Pique, tampoco Sergio Ramos, que marcó a lo Panenka. Bruno Alves, cuarto lanzador portugués, apostó por la fuerza y se pasó de la raya. Su penalti lo escupió la madera. Cesc tenía de nuevo la responsabilidad de meternos en la final, como en el 2008 y así lo hizo. Transformó su tiro y España se convertía en la primera finalista.

A la espera de lo que ocurra hoy entre Alemania e Italia, España descansará esperando la gran final del próximo domingo.

Tags: , , , , , ,