1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Desarticulada una organización dedicada a traficar con EPO

EPO Guardia Civil

Parte de la EPO ilegal incautada por la Guardia Civil

Los detenidos llevaban varios años obteniendo los medicamentos del circuito legal español a través de una clínica de diálisis de Cádiz

En la que ya es considerada la mayor incautación realizada en Europa de este tipo de EPO se han intervenido más de 850 inyectables

La Guardia Civil ha desarticulado una organización que se ha dedicado a traficar con Eritropoyetina (EPO) para deportistas profesionales durante al menos los 10 últimos años.

Aún no hay datos definitivos pero la Inspección de la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía ha indicado que sólo en el periodo comprendido entre enero de 2016 y junio de 2019 se podrían haber desviado unos 5.103 envases al mercado negro, de los que 8.000 ó 10.000 eran de alta concentración.

La operación, desarrollada en las provincias de Barcelona y Cádiz, comenzó cuando un soplo a la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) alertó de que varios deportistas compraban las sustancias dopantes a través de internet.

En la primera fase de la operación Hipoxianet, los agentes identificaron 7 páginas web, entre ellas epobest.com, que ofertaban productos esteroides anabólicos sin ningún tipo de control sanitario desde servidores de países como Islandia o paraísos fiscales como New Jersey, cuya legislación permite este tipo de alojamientos web.

Las web ofrecían hormonas y esteroides -alguna sólo se dedicaba a la EPO-, facilitaban el pago en varios idiomas y divisas e indicaban que el envío salía desde España.

A pesar de que aún se está analizando el importante volumen de información obtenida -ordenadores, teléfonos, correos electrónicos y cuentas corrientes radicadas en Austria, Eslovaquia y Chipre- ya se sabe que hay implicados gran cantidad de deportistas nacionales e internacionales de diferentes disciplinas deportivas y niveles que se dopaban para aumentar su rendimiento.

Hasta el momento se han bloqueado más de 800.000 euros en distintas cuentas bancarias, así como bienes muebles e inmuebles.

El modus operandi era el siguiente: La red, operada por varios ciudadanos de nacionalidad serbia, uno de ellos afincado en Barcelona, mantenía varias páginas web alojadas en servidores de países extranjeros y dados de alta con identidades falsas en las que se ofrecían los productos dopantes. Los usuarios realizaban los pedidos mediante redes de mensajería instantánea encriptada a través de un número de teléfono austriaco operado desde España.

Para realizar los pagos la organización facilitaba varias vías a través de empresas de envío de dinero, transferencias bancarias a cuentas corrientes internacionales, o criptomonedas para facilitar su anonimato.

Una vez realizado el pago, la red obtenía la EPO usando ciudadanos españoles que extraían los medicamentos del circuito legal español a través de una clínica de diálisis de Cádiz. Uno de los miembros del grupo gaditano aprovechaba su trabajo en la clínica y en un hospital público para incluir los pedidos «negros» en las fichas de los pacientes. Por supuesto, se quedaba con el excedente. Por esta razón la mercancía -fármacos originales y sin caducar- era muy apreciada por los clientes.

Después de sustraer el medicamento de la clínica la guardaba en un almacén hasta que, finalmente, era enviado al comprador. En la clínica se han aprehendido más de 850 jeringuillas de EPO precargadas (entre otros medicamentos) sin las debidas condiciones de conservación ni de temperatura, lo que supone la mayor incautación realizada en Europa de este tipo de  EPO.

La operación, coordinada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz y la Fiscalía Provincial, ha sido llevada a cabo por agentes de la Sección de Salud Pública y Dopaje de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil que han contado con la colaboración de las Policías de diversos países coordinadas por EUROPOL, con la participación y colaboración de la Agencia Española para la Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), la Subdirección de Inspección  de Servicios Sanitarios de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y los propietarios de la Clínica de Diálisis investigada. Igualmente, se han mantenido contactos con la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, el PFIPC (Permanent Forum on International Pharmaceutical Crime) y el WGEO (Working Group of Enforcement Officers), ambos relacionados con el tráfico ilícito de medicamentos a nivel Europeo y Mundial.

Tags: , , , , , ,