1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Las ventas de libros cayeron en España un 9,7% en 2013

FGE

Los lectores españoles compran menos libros…

A pesar de todo, el libro sigue siendo la primera industria cultural, pese a la crisis

El sector de la edición en España, incluyendo libros, diarios y revistas, aporta un tercio del PIB de las industrias culturales, mientras que el sector del libro sigue siendo la primera

El sector del libro se mantiene como la primera industria cultural española a pesar de los efectos de la crisis económica, según el Análisis del Comercio del Libro en España que se ha presentado, esta mañana, en Madrid. El sector editorial facturó 2.708 millones de euros en el año 2013, tanto en el mercado interior como en el mercado exterior. Estas cifras suponen una reducción del 9,7% con respecto al año anterior, 291 millones menos. Así, el sector acumula una caída del 19% en los últimos diez años.

Este descenso de la facturación tiene su origen en diversos factores: La crisis económica, con una caída acumulada del consumo cultural, según las cifras del INE, desde 2008, del 30%, un 3,7%, 93 millones de euros, entre 2012-2013; la disminución, cuando no supresión, de las ayudas a las familias para la adquisición de libros de texto, que en el último curso (2013-2014) se han reducido hasta los 80 millones de euros, frente a los más de 300 millones destinados en el curso 2008-2009 (datos del Defensor del Pueblo); la caída del precio medio del libro, que se ha situado en 2013 en 14,18 euros, un 2,4% menos que en 2012. A todo esto hay que añadir el efecto pernicioso de la piratería, que según los datos del Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo culturales 2013, señala unas pérdidas cercanas a los 302 millones de euros. Por último, el descenso de las inversiones en fondos para bibliotecas públicas que se ha reducido, sólo en los presupuestos del Ministerio de Cultura, en 30 millones de euros desde 2009.

En opinión del presidente de la Federación de Gremios de Editores, Xavier Mallafré, «a pesar de la situación, resulta importante destacar el esfuerzo que están desarrollando las editoriales españolas para afrontar la situación y mantener su posición de principal industria cultural española a través de una oferta editorial diversa, plurilingüística,  multisoporte y a precios cada vez más competitivos».

Para Xavier Mallafré, los factores descritos explican por qué la evolución del mercado editorial en 2013 ha diferido tanto de lo ocurrido en los principales mercados editoriales europeos, donde la facturación o se mantiene, caso de Alemania, o ha tenido unas caídas más suaves: Reino Unido, -2% y Francia, -3%.

Mallafré ha recordado que las industrias culturales aportan un 3,7% al PIB español y generan el 2,6% del empleo de nuestro país. No obstante, ha insistido en que si se comparan las cifras con la de los principales países europeos (Reino Unido, Francia o Alemania) aún estamos a cierta distancia, «lo que nos permite asegurar que hay aún recorrido para nuestras industrias culturales que las Administraciones Públicas deberían aprovechar».

«El sector editorial –ha continuado Mallafré- está inmerso en un proceso de reconversión derivado del desarrollo tecnológico y de su adaptación al nuevo escenario económico. Creemos que es necesario que tanto la sociedad como los poderes públicos sean conscientes de la importancia económica de las industrias culturales, en general, y del sector del libro, en particular y el papel de ésta en la difusión de la ciencia, el pensamiento y la literatura, así como de la colaboración del sector en la creación de contenidos educativos que se adaptan a las normativas nacionales y autonómicas».

Por todo ello, el presidente de los editores españoles ha reclamado de los poderes públicos una apuesta valiente por la industria cultural en general y por el sector del libro en particular. «Las Administraciones Públicas deberían apostar por la cultura y por el libro, volviendo a consignar presupuestos para dotar de libros a las bibliotecas públicas y ayudar a las familias para la adquisición de los libros de texto, sin demonizarlo como está ocurriendo ahora y, por supuesto, garantizar los recursos  a los organismos públicos encargados de velar por el cumplimiento de la ley de la Propiedad Intelectual».

Para el presidente de la FGEE, «en la última década se ha realizado un esfuerzo por reducir la distancia que nos separaba con respecto a nuestros socios europeos en cuanto a los hábitos de lectura de nuestra población, se han incrementado el número de lectores en los últimos años. Hoy corremos el riesgo de dar pasos atrás si no seguimos trabajando en políticas activas de apoyo a la lectura, las bibliotecas y el libro».

Comercio Interior del libro. El conjunto de las editoriales españolas facturaron 2.181,97 millones de euros en el mercado interior, un 11,7% menos que en 2012.  Vendió 153,82 millones de ejemplares, lo que representa un 9,6% menos que en el ejercicio anterior, y editó 76.434 títulos nuevos (-3,5%). La tirada media fue de 3.223 ejemplares por título, lo que supone un descenso de 223 ejemplares por título respecto al año 2012. La oferta editorial española cuenta con un catálogo de 524.213 títulos vivos (en comercialización), esta cifra se ha incrementado un 6,8% con respecto al año 2012. El precio medio del ejemplar fue de 14,18 euros, un (-0,34 euros menos que en el ejercicio anterior).

Facturación por Materias. Si se analiza la facturación del sector por materias, ésta desciende en todas a excepción de los libros prácticos que tuvo un incremento del 1,1% hasta alcanzar los 141,8 millones de euros. El subsegmento más importante continúa siendo el del libro de texto no universitario que en el año 2013 registró una caída  del 9,6%. La disminución de las ayudas para la adquisición de los libros de texto así como la paralización de la renovación de libros que han superado los cuatro años de vigencia como consecuencia de la tramitación de la LOMCE explican la caída de la facturación. La ventas de libros educativos y materiales complementarios alcanzaron los 726,29 millones de euros.

Por lo que se refiere a la literatura, la facturación en 2013  fue de 468,81 millones de euros, un 17,2 por ciento menor a la registrada en 2012. En cuanto a los libros de temática infantil y juvenil, la facturación alcanzó los 267,28 millones de euros, un 9,8% menos que en el año 2012.En el resto de materias, resulta significativa la caída de la facturación de los libros científicos y universitarios, 70,06 millones de facturación (-23%).  En el caso de los libros de las materias de Ciencias Sociales y Humanidades, la facturación alcanzó los 230 millones de euros (-14,4%).

Por último, los libros de divulgación general facturaron 149,2 millones de euros (-8%), los diccionarios y enciclopedias, 45,6 millones de euros (-0,2%) y los cómics que facturaron 53,5 millones de euros (-2,9%).

Tags: , , , , , ,