1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El Gamonal se convierte en referencia de resistencia social

Gamonal

Muchos vecinos no quieren el bulevar (Foto: eldiario)

Uno de los dos detenidos ha salido en libertad condicional tras abonar una fianza de 3.000 euros

Los vecinos piden la puesta en libertad del otro arretado

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, anunció ayer por la tarde la paralización de las obras en el barrio de Gamonal. En rueda de prensa, el regidor explicó que se «abre un paréntesis para dialogar», por lo menos durante quince o veinte días, en una comisión que se creará con representantes políticos, técnicos municipales y asociaciones ciudadanas, incluidas las que se oponen a estas obras.

Pero antes del anuncio de Lacalle, las protestas vecinales de Burgos en contra de las obras del bulevar en el barrio del Gamonal habían aglutinado apoyos y reacciones de todo tipo. Mientras desde el Gobierno apuntaban a miembros de grupos anti sistema organizados para reprochar la violencia con la que se han producido las manifestaciones contra la construcción de la obra pública, desde el PSOE, Trinidad Jiménez denunciaba los actos violentos al mismi tiempo que pedía al alcalde «que oiga la voz de los vecinos que le están diciendo que no puede construir un bulevar, que cuesta 8 millones de euros, cuando no puede ni siquiera mantener una guardería en el barrio. Es muy importante que el alcalde se siente con los vecinos y que se replantee el proyecto, porque es una obra faraónica que solo va a generar un gasto que el propio Ayuntamiento no se puede permitir».

Izquierda Unida, a través de su portavoz parlamentario, José Luis Centella, acusó al Ejecutivo de «instrumentalizar las protestas para justificar su Ley de Seguridad Ciudadana». Centella, quien considera que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tiene que comparecer en el Congreso para explicar la actuación policial y las más de 40 detenciones producidas desde que el pasado fin de semana comenzasen los enfrentamientos con los agentes antidisturbios, cree que los arrestos se están realizando «de modo indiscriminado».

También la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) salió al paso de los incidentes en el barrio Gamonal burgalés. Según la organización defensora de los consumidores, en 2009, cuando se estaba tramitando el Plan General de Ordenación Urbana, realizó una encuesta en la que se puso de manifiesto que la situación de crisis inmobiliaria que vivía la ciudad (como el resto del país), con un descenso del 20% del precio de la vivienda en un año, hacía que el ciudadano se interesara más por las necesidades de dotaciones y servicios que echaba en falta.

Según revela la OCU, entre los encuestados en el barrio del Gamonal las demandas se dirigían hacia los servicios de atención sanitaria primaria y aunque hasta un 26% de los encuestados afirmaban necesitar una plaza de garaje, la remodelación de la Calle Vitoria (donde se quiere construir el nuevo bulevar) no figuraba como una prioridad.

Por último, entre los apoyos a los vecinos del barrio burgalés destaca la del Sindicato de Estudiantes, que se ha querido sumar a «la lucha de los vecinos del barrio obrero de Gamonal, que han salido a las calles a defender sus derechos», al tiempo que condena «la brutal represión lanzada por el PP».

La organización estudiantil ponía el centro de atención en que «la intención del Ayuntamiento de convertir en un Bulevar la calle Vitoria costará ocho millones de euros, acabará con el aparcamiento gratuito en superficie del barrio para construir un parking subterráneo cuyas plazas de aparcamiento costarán alrededor de los 20.000 euros, y reducirá el número de carriles ocasionando graves problemas de tráfico. Otro de los elementos que están presentes en las protestas -y que destaca el sindicato- es que el principal beneficiado de estas obras innecesarias y faraónicas es Antonio Miguel Méndez Pozo, un conocido cacique local, que entre otras empresas controla el Diario de Burgos y que en el año 1992 ya fue condenado por delitos urbanísticos».

Según los estudiantes, «mientras el Ayuntamiento aprueba este plan, el barrio de Gamonal -un barrio de trabajadores que aglutina a 70.000 habitantes, algo más de un tercio de la población de Burgos, donde hay 18.000 parados, ha explotado contra lo que considera un auténtico robo que pretende saquear los recursos públicos. Y mientras tanto, argumentando la falta de dinero, se cierran guarderías y se degradan los servicios públicos más básicos del barrio».

El Sindicato de Estudiantes acusó también a los medios de comunicación de hablar constantemente de la violencia en las manifestaciones y olvidarse por completo de explicar cómo se están desmantelando los servicios públicos más básicos como la educación o la sanidad, y de no destacar la precariedad laboral, el paro, los desahucios o los recortes en ayudas a la dependencia, la pobreza y la marginación, que son los que realmente generan la violencia contra la mayoría de la sociedad y provocan una situación insostenible para millones de personas».

Para terminar, los representantes de los estudiantes decían apoyar la lucha de los vecinos de Gamonal porque «se han convertido en una referencia para miles de jóvenes y trabajadores en todo el Estado que vemos cómo nuestros barrios, nuestros institutos y nuestras condiciones de vida se degradan. Por eso respaldamos a los estudiantes que han decidido organizar una huelga indefinida en los institutos del barrio y extenderla al conjunto de la ciudad de Burgos hasta lograr paralizar estas obras».

Con todo, las obras han quedado suspendidas de forma temporal.

Tags: , , , ,